El presidente municipal de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena sostuvo que los ataques registrados en casas habitación durante el fin de semana son consecuencia de la pugna entre grupos del crimen organizado.

La madrugada del sábado, en diferentes puntos de la ciudad se registraron ataques armados, la policía no reportó la detención de agresor en ninguno de los casos.

El domingo por la mañana, el alcalde Leyva Mena fue cuestionado sobre los hechos, mismo que reconoció, generaron mucha expectación entre la población.

“Debemos tener muy en cuenta que ese tipo de acciones, sin meterme a mayor profundidad se presume que por la manera de operar, son ajustes de cuentas entre grupos delincuenciales”, aseveró.

Sin embargo, dijo que para evitar incurrir en errores es mejor esperar a que la Fiscalía General del Estado (FGE) emita el resultado de una investigación, para en su momento emitir un juicio ya con mayores elementos.

Refirió que la administración municipal está abocada a trabajar en el ámbito de la prevención del delito, para que con el apoyo de los comités vecinales se tenga una mayor capacidad de reacción.

El primer edil habló también en torno al seguimiento que hay en el caso de 24 elementos de la Policía Preventiva que causaron baja, a partir de que no pasaron los exámenes de control y confianza.

Explicó que diez optaron por ir al juicio laboral, por lo que será inevitable encontrarse con ellos en los tribunales, en tanto que 14 son objeto de una revaloración, ya que los que no tengan problemas de adicciones serán reubicados en diferentes áreas del ayuntamiento, entre ellas Protección Civil.

Reiteró que la baja fue consecuencia de la aplicación de la norma federal, de tal suerte que para su administración no hubo más opción que acatar.

Deja tu opinión