Activistas de organizaciones sociales y estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa huevearon la fachada del edificio que alberga la delegación de PROSPERA, en protesta por el despido de 27 trabajadores.

La madrugada del martes 7 de febrero, un grupo de siete trabajadores que se habían apoderado de la delegación de PROSPERA, en la parte norte de la capital del Guerrero fueron desalojados por la policía antimotines.

Desde el mediodía del martes, los despedidos fueron respaldados por la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG), liderada por Nicolás Chávez Adame, quien anticipó que las acciones de protesta se podrían intensificar, habida cuenta de que los despidos son arbitrarios y no se sustentan en la ley.

Para el jueves 8 de febrero, los inconformes  fueron respaldados por  estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, quienes se presentaron en las inmediaciones del edificio, ubicado sobre la avenida de los Insurgentes.

En una acción sorpresiva, los alumnos de la Normal Rural, junto con activistas de diferentes organizaciones sociales arremetieron contra la delegación federal lanzando contra sus paredes huevos  jitomates podridos.

Los policías que resguardan el inmueble se cubrieron de los proyectiles, pero no cedieron la posesión del inmueble que resguardan desde la madrugada del martes.

La acción fue observada a distancia por observadores de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), que se presentaron al lugar desde el momento en que se generó el desalojo.

Aunque el movimiento prevalece, hasta el momento no se genera un acercamiento que perfile la posibilidad de que los 27 trabajadores despedidos del programa federal recupere su empleo, aunque solamente siete han reclamado su derecho a ser reinstalados.

Deja tu opinión