De enero a la fecha suman más de mil 400 guerrerenses deportados de Estados Unidos, de los cuales una minoría contaba con antecedentes penales, según información proporcionada por la Secretaría de los Migrantes y Asuntos Internacionales (SEMAI).

Esa misma dependencia, dio a conocer que en el mes de enero el gobierno estadounidense deportó a más de mil 300 guerrerenses, de los cuales 15 fueron dentro del periodo del actual presidente Donald Trump.

El titular de la SEMAI, Fabián Morales Marchán enfatizó que aunque los números no reflejaban una situación alarmante, esto en comparación con otros gobiernos estadounidenses, significaba una situación difícil por las adecuaciones en las políticas migratorias en el país vecino del norte.

“Es preocupante, actualmente están sucediendo algunos percances de deportación de personas que no se merecen eso, porque son buenos trabajadores y han hecho una buena contribución para ambos países”, puntualizó el funcionario.

Además resalto que de los 15 mil mexicanos deportados en los primeros meses del año, solo un 8 por ciento  se trató de personas que si habían sido acusadas por crímenes como asesinatos y delitos menores.

Agregó que el plan para recibir a los repatriados guerrerenses, es el de continuar la implementación del programa “Repatriados Trabajando”, en coordinación con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, con el objetivo de vincularlos a un empleo en la iniciativa privada.

Hace dos semanas, 2 de los 15 guerrerenses deportaos en el inicio de la denominada “Era Trump”, que fueron recibidos en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) por el presidente Enrique Peña Nieto, ingresaron a dicho programa.

 

Deja tu opinión