El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CMIC) en Guerrero, Sergio Isaac Reyes Carbajal señaló que la delegación que actualmente preside, no sería perjudicada por el surgimiento de la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción (AMIC), la cual dijo, no representa ni el 10 por ciento del padrón de afiliados a la cámara.

En entrevista, Reyes Carbajal explicó que la AMIC está integrada por ex  dirigentes y ex afiliados a la cámara, que fueron motivados a formar su propia organización tras haber perdido anteriores elecciones, y al perder sus objetivos dentro de la CMIC, a la que utilizaban para fines personales y para un solo grupo.

 “Él (Francisco Javier Gallo Palmer, presidente nacional de la AMIC) integró una cámara en Morelia, y dado que también perdió una elección, está comandando está propia asociación porque pues también perdió una elección, entonces me queda claro que ahí están los perdedores”, refirió Reyes Carbajal.

Coincidió con Gallo Palmer, en el sentido de que deben realizarse modificaciones a la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas, puesto que en más de 20 años no ha sido reformada, pero confió que tras los acercamientos con los legisladores que conforman la comisión de Desarrollo Urbano y Obras Públicas del Congreso del Estado, se espera que en los próximos días se pueda dar a conocer un propuesta de modificación.

Las adecuaciones, según expresó, irían orientadas en beneficio de las empresas constructoras locales, no para el beneficio de los funcionarios o empresarios “recomendados”, además de que los constructores puedan recibir anticipos de obra.

“Se ha dado que hay recomendados de algunos diputados, vamos a decirlo, pero sobre todo en anteriores gobiernos, en el actual gobierno se ha aperturado la obra pública para los guerrerenses, para la propia la cámara”, puntualizó.

Aunque ambas organizaciones pertenecen al gremio de la construcción, Sergio Isaac Reyes aseguró que “no tenemos por qué tener un diálogo, tenemos el diálogo con las dependencias municipales, estatales y federales, además que somos reconocidos por la Secretaría de Economía”.

Finalmente, expuso que las obras que fueron entregadas a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), fue porque algunas empresas constructoras foráneas que fueron contratadas para realizar obras de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), abandonaron las acciones de construcción por cuestiones de seguridad, y el gobierno federal determinó que fueran concluidas por la SEDENA, pero actualmente la situación no se ha repetido.

Deja tu opinión