El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) en Chilpancingo, Adrián Alarcón Ríos informó que para no salir de la legalidad, los empresarios comenzaron a adquirir armas de aire comprimido para hacer frente a los delincuentes.

En entrevista, aseguró que tras el secuestro y asesinato del ex dirigente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (CANACINTRA), Carlos Cruz Islas, el sector comercial inició la comercialización de armas de aire comprimido, para continuar en una ruta de la legalidad, sin dejar de defenderse de los grupos delictivos.

“Vamos a seguir insistiendo (en armarse con armas de fuego), cada quien lo ha hecho de manera clandestina nosotros no lo promovemos, pero es cierto que cada quien dentro de su ámbito de libertades, pues puede comprar su arma para defender a su familia y a su patrimonio”, resaltó.

El dirigente empresarial, dijo que entre los empresarios todavía es una opción el recibir un permiso para la portación de armas de fuego, sin embargo, aún no han tenido respuesta de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).

Explicó que para atender el problema de inseguridad en Chilpancingo como en el estado, hace falta poner en funcionamiento las mesas de seguridad y justicia, que deberán ser integradas por los representantes de los cuerpos de seguridad y por dirigentes empresariales, líderes sociales, sindicales y religiosos.

Según relató, la utilización de este mecanismo, permitirá mayor comunicación e información sobre los esquemas de seguridad que se acuerden, pues argumentó que no hay coordinación entre las autoridades y la sociedad civil.

Aunque señaló que las autoridades no han sido rebasadas por los grupos delictivos, si hay una ligera cercanía, lo cual debe preocupar al gobierno del estado y por ello debe ser atendido.

 

Deja tu opinión