Por lo menos siete grupos de autodefensa operan al margen de la ley en Guerrero

0
  • Algunos portan armamento de alto poder

 

De acuerdo con la Ley 701, solamente la CRAC-PC y la Policía Ciudadana y Popular (PCP) de Temalacatzingo encuadran como policías comunitarias, el resto, hasta el momento se mantienen como autodefensas que operan fuera del marco legal, algunos de ellos incluso con armamento de uso exclusivo del Ejército Mexicano.

La mañana del martes, en su conferencia de los martes, el presidente municipal de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena insistió en la necesidad de que el Congreso del estado dictamine ya las adecuaciones a la ley 701, que hace referencia a los derechos y cultura indígena, así como a la posibilidad de organizarse para atender temas como el de la inseguridad pública.

Lo anterior, porque solo en Chilpancingo se tiene la presencia de tres organizaciones de civiles armados, que se asumen como policías comunitarias pero que no encuadran en el marco legal vigente, ya que para tener la cobertura de la 701, deben operar en localidades habitadas mayoritariamente por población indígena.

El alcalde Leyva Mena sostuvo que los grupos de civiles armados deben tener bien delimitado su margen de acción, además de aceptar que deben entrar en un proceso de regulación para no actuar como la madrugada del martes en las inmediaciones de Petaquillas, cuando dispararon contra un vehículo que no se detuvo en un retén, lo que dejó como resultado la herida de bala en la espina dorsal de una turista del Estado de México.

Al respecto, el presidente de la Comisión de Justicia del Congreso local, Héctor Vicario Castrejón indicó que solamente se reconoce en la ley a las organizaciones que operan en comunidades con población mayoritariamente indígena, pero que además cumpla con algunas disposiciones legales que son muy claras.

Indicó que las comunitarias solamente pueden resguardar sus pueblos, no desplazarse de un municipio hacia otro de manera arbitraria.

También, destacó que los policías comunitarios deben nombrarse en asamblea de los pueblos, lo que implica pasar por el filtro de ser ciudadanos ejemplares.

Las comunitarias solamente utilizan rifles, escopetas y pistolas de bajo calibre, en ningún momento se les permite portar armas de uso exclusivo del Ejercito Mexicano.   

Hasta el momento, solo la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) y la Policía Ciudadana y Popular (PCP) de Temalacatzingo, municipio de Olinalá, cumplen con las disposiciones contenidas en la 701.

El resto, son grupos de autodefensa que no cuentan con reglamento interno ni se someten a ningún tipo de evaluación para nombrar a sus elementos.             

 

Las no reconocidas por la 701

 

 

Operan en zonas mestizas, con algunos de sus elementos en posesión de armas de uso exclusivo del Ejército Mexicano al menos siete grupos, entre ellos la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), surgida el 6 de enero en la Costa Chica, actualmente en el control de la zona rural de Acapulco la casi todo el valle de Chilpancingo.

Aunque fueron desplazados de  las comunidades de Chilpancingo, el Frente Unido por la Seguridad y el Desarrollo Social del Estado de Guerrero (FUSDEG) se mantiene en la cabecera municipal de Juan R. Escudero, dicha organización es en realidad una escisión de la Unión de Pueblos.

En la cabecera municipal de Apaxtla de Castrejón, derivado del control que tenía en la zona La Familia Michoacana, integrantes del ayuntamiento y pobladores integraron la autodefensa del Movimiento Apaxtlense Adrián Castrejón (MAAC), que logró la disminución del secuestro en su zona de influencia.

Cerca de ellos, la Policía Tecampanera de Teloloapan tiene un año de existencia en dicho municipio de la región Norte de Guerero, su principal objetivo es expulsar del lugar a las células de La Familia  Michoacana (FM), que lidera Jhonny Hurtado Olascuaga, alias “El Pez”.

Desde la jornada del 12 de diciembre de 2016, en San Miguel Totolapan surgió una autodefensa llamada “Movimiento por la paz”, con la intención de expulsar de la zona al secuestrador llamado Raybel Jacobo de Almonte, alias “El Tequilero”.

En la zona Centro y parte de la Montaña baja de Guerrero están los Comunitarios Unidos por la Paz y la Justicia, al que se atribuye una relación directa con el crimen organizado, además de que sus integrantes son relacionados con la desaparición de por lo menos 30 personas durante la ocupación de la cabecera de Chiapa, del 9 a 14 e mayo,

El otro grupo de civiles armados es el de la autodenominada comunitaria de Petaquillas, a la que también se acusa de ser controlada por la delincuencia organizada, particularmente por la banda de “Los Ardillos”.

Deja tu opinión