• El gobernador anticipa que hará lo que estén en sus manos para recuperar a las víctimas 

Dos secuestros suscitados la jornada del martes 28 de febrero generaron alerta entre los representantes del sector empresarial de Chilpancingo, que la mañana del miércoles advirtieron sobre la posibilidad de una ola de plagios en la región Centro de Guerrero.

En un encuentro con el gobernador Héctor Astudillo Flores, Adrián Alarcón Ríos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Chilpancingo, denunció que la jornada del martes se registraron dos secuestros; el primero fue el de Carlos Cruz Islas, ex dirigente de la CANACINTRA y del Sindicato Unico de Patrones del Estado de Guerrero (SUPEG), quien fue privado de la libertad en su negocio, cerca de la plaza central Primer Congreso de Anáhuac.

El segundo caso, de acuerdo con el representante empresarial, es el de un hijo de Juan Salgado Tenorio, ex presidente municipal de Acapulco y ex director general del Colegio de Bachilleres. Para la mañana del jueves, Alarcón Hernández refirió que se tenía la versión de que había otros dos secuestrados en la capital del estado, pero aún esperaba tener la precisión de los casos. El dirigente de la Coparmex hizo un llamado a los captores para que respeten la vida de las víctimas, en el entendido de que sus familias “están destrozadas”.

Aunque no tiene confirmada la petición de un rescate, indicó que de ser necesario, la Coparmex y grupos aliados verían la posibilidad de impulsar una colecta para apoyar con el pago de la cantidad que se demande. Indicó que cuando pasa algo similar, tras los primeros casos, lo que sucede en Chilpancingo es una escalada de secuestros, lo que ya generó alerta entre los empresarios de la ciudad.

Durante el encuentro con los integrantes del grupo Cuicalli, el gobernador Héctor Astudillo Flores anticipó que hará lo que esté en sus manos por lograr la liberación de las víctimas, lo que devolverá la tranquilidad a los habitantes de Chilpancingo.

Deja tu opinión