Sin padres de los 43, estudiantes de Ayotzinapa marchan en Iguala

0
  • Conmemoran 30 meses de los ataques del 26 de septiembre

 

 

Sin la presencia de los padres de los 43, estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa conmemoraron los 30 meses de los ataques cometidos por sicarios de Guerreros Unidos y personal de la Policía Preventiva, en la cabecera municipal de Iguala.

La de este lunes 27 de marzo, fue la primera ocasión en que los padres de los 43 normalistas desaparecidos durante la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre, no acudieron a la marcha con la que tradicionalmente se reclama justicia.

Vía telefónica, el vocero del colectivo “Nos faltan 43”, Felipe de la Cruz, explicó que los padres decidieron trasladarse de manera directa, de la Ciudad de México hacia la cabecera municipal de Tixtla, en donde se encuentra la Normal de Ayotzinapa.

Explicó que la acción global que tuvo su momento culminante la tarde del domingo 26, en la Ciudad de México resultó desgastante para los padres.

Por esa razón, desde la mañana del lunes 27, dos autobuses con estudiantes de la Normal salieron con rumbo a la ciudad de Iguala, a donde llegaron pasado el mediodía para tomar parte de una marcha en respaldo a una organización local.

Después, alrededor de las 14:00 horas se concentraron en la Plaza Central, en donde colocaron 43 pupitres con el rostro enmarcado en cuadros de cada uno de los desaparecidos 30 meses atrás.

Para las 16:00 horas, los estudiantes realizaron una marcha con destino a la carretera federal que comunica con el vecino municipio de Taxco, en la esquina que se forma con la avenida Juan N. Alvarez, lugar en el que se registró el ataque de la media noche del 26, cuando sus compañeros desaparecidos ofrecían una conferencia de prensa.

También fueron al punto en el que se encontró el cadáver desollado de Julio César Mondragón Fontes, en lugares montaron una guardia de honor y depositaron ofrendas florales.

Después volvieron en marcha hacia el centro de la ciudad, retiraron los cuadros con los rostros de sus compañeros y se dispusieron a retornar hacia su escuela.

Solamente se quedó una pequeña comisión acompañada de un grupo de profesores, quienes coordinaron un evento cultural que se prolongó hasta entrada la noche.

Deja tu opinión