El presidente municipal de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena aseguró que Gerardo Nabor Ojeda De la Peña, fue removido de la dirección de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH), por malas relaciones con capitalinos y con otros ayuntamientos municipales, que proveen de agua a la capital.

Asimismo, descartó que el nuevo titular de la paramunicipal, Juan Antonio Ramírez Valle, haya sido una recomendación del ex alcalde de Acapulco, Manuel Añorve Baños, tras una reunión que sostuvieron a inicio de semana en un restaurante de Chilpancingo.

«(Ramírez Valle) Tiene toda la experiencia, no lo conozco, conozco su curriculum, su recomendación y su trabajo y su experiencia y creo que podemos trabajar bien», refirió Leyva Mena sobre el nuevo encargado de CAPACH.

Dijo que la recomendación la hizo el delegado de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) en Guerrero, Humberto Gastélum Espinoza y posteriormente se optó por realizar los ajustes.

Según Leyva Mena, el ahora ex titular de CAPACH, Gerardo Nabor Ojeda De la Peña, tuvo problemas en su gestión por problemas de «carácter político» que provocó un descuido «al área social de tener buena relación de con los de Acahuizotla, el área social de tener una buena relación con los de Mochitlán y con las colonias.

En relación a la visita que realizó el presidente de la república Enrique Peña Nieto a Guerrero, donde inauguró un obra de infraestructura hídrica para mejorar la distribución de agua potable para Acapulco y Chilpancingo, el primer edil aseguró que ahora será cuestión del municipio mejorar el proceso de distribución de agua, además de invertir en la construcción de pozos someros y profundos en las colonias, para coadyuvar con las acciones de CAPACH.

Deja tu opinión