Aunque refiere que son muchos los pendientes que tiene con el gobierno estatal, la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG) anticipó que no se movilizará durante el periodo vacacional de Semana Santa.

La mañana del lunes 10 de abril, representantes de diferentes organizaciones sociales se congregaron en el monumento del general Emiliano Zapata Salazar, en la parte sur de la ciudad para conmemorar un aniversario más de la emboscada que terminó con la vida del caudillo del sur.

Ahí, Nicolás Chávez Adame, dirigente de la APPG, sostuvo que hay en estos momentos, una política de mano dura por parte del gobierno estatal contra las organizaciones sociales, por lo que debe generarse una convocatoria para cerrar filas en contra de cualquier intento de represión.

Como ejemplo puso su caso, ya que recientemente debió solicitar el beneficio del amparo ante la justicia federal, luego de que se liberó en su contra una orden de aprehensión por el delito de daño en propiedad ajena.

Una vez que cuenta con el amparo, dijo que está en condiciones de solicitar la reanudación del dialogo para desahogar varios asuntos que están pendientes con el gobierno estatal, algunos incluso minutados.

De ser necesario, indicó que la APPG recurrirá a la movilización social, para exigir la solución a diferentes demandas.

Sin embargo, precisó que las protestas se realizarán después de Semana Santa, para no perjudicar las actividades que comprenden estas fechas para la comunidad religiosa.

En la guardia de honor frente al monumento al general Zapata participaron dirigentes de diferentes organizaciones, como Nicomedes Fuentes, sobreviviente de la Guerra Sucia de los 70s, Norberto Refugio Chamú, del Frente Popular y Javier Morlett Macho, que en su momento fuera coordinador de los Diálogos por la Paz, además de integrante de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

 

 

Compartir

Dejar respuesta