El Comité Directivo Estatal (CDE) del Partido Acción Nacional (PAN), se unió a la petición del Partido de la Revolución Democrática (PRD) de pedir la renuncia del titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Javier Olea Peláez, tras el asesinato del perredista Demetrio Saldívar Gómez.

Así mismo el dirigente del PAN, Marco Antonio Maganda Villalva señaló que para revertir el incremento en la actividad delictiva en la entidad, el gobierno federal debe hacerse cargo de brindar seguridad a los guerrerenses.

Además que la delincuencia organizada se debe combatir de manera frontal, como lo realizó en algún momento el gobierno que presidió Felipe Calderón Hinojosa.

Maganda Villalva, recordó que el primer error del gobierno de Héctor Astudillo Flores, fue prometer que en un plazo de un año terminaría con la delincuencia en Guerrero y aun no “hay orden y paz como lo prometió”.

“Yo diría que el ataque directo hasta el momento ha sido con los ciudadanos guerrerenses, no porque en este momento hemos estado padeciendo ataques directos a la clase política… no hay condiciones”, precisó.

Finalmente, adelantó que exhortarán al único diputado que los representa en el Congreso del Estado, al panista Iván Pachuca Domínguez, a que fije una postura en torno a los hechos violentos y a promover una renovación en la titularidad de la FGE.

Compartir

Dejar respuesta