*Rechaza que grupos armados atacaran el antro en Ixtapa

Una discusión y riña entre clientes y meseros fue el principal motivo que originó una balacera en la discoteca “La Malquerida”, en la zona turística de Ixtapa, en el municipio de Zihuatanejo.

“No fue un ataque premeditado. No fue un ataque armado, ahí lo que hubo fue un conflicto (entre meseros y clientes) que terminó en las condiciones en que terminó, porque se origina un conflicto con parte de los meseros y al final de cuentas la persona que se sintió maltratada sale, regresa y mata a tres personas y otras más quedan heridas”, aclaró el gobernador Héctor Astudillo Flores.

De gira por la región de la Costa Grande en la entidad, en los municipios de Petatlán y de Zihuatanejo, Astudillo Flores salió al paso de especulaciones en relación a la balacera en el antro “La Malquerida”, que dejó un saldo de cuatro personas muertas y otras con heridas de bala.

Descartó la primera versión consignada por el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, y aseguró que no fue un grupo armado que atacó a los clientes y trabajadores.

“De ser así, haría suponer que todos los bares y todos los antros podrían ser objeto de la misma situación y no es así. Hubo un conflicto de desentendimiento que terminó en un asesinato”, dijo en entrevista en Zihuatanejo.

-¿Hay algún avance en las investigaciones?, le cuestionaron los reporteros en el puerto de Zihuatanejo

-Se está haciendo, por eso precisamente le pedí al fiscal (Javier Olea Peláez) que nos acompañara. No va a afectar, en la medida que ustedes digan claramente la versión de lo que sucedió y que no se tergiverse en los términos en que se ha manejado, y es mi obligación como gobernador decirles que la investigación y origen del hecho de violencia nos da que se dio después de una riña.

-¿Qué hará su gobierno para contrarrestar esta situación (del hecho de violencia)?

-Mi gobierno está pendiente, haremos una reunión con el Ejército, la Marina, para evitar que estos acontecimientos vuelvan a suceder. Lo que el gobernador no va a poder hacer es estar adentro de los bares para que nadie discuta, por supuesto que hay que organizar un operativo de seguridad más fuerte.

Lo anterior durante un recorrido de supervisión para establecer los mecanismos para la rehabilitación del muelle principal en Zihuatanejo. Antes, hizo entrega del bulevar de Petatlán y entregó apoyos a la preparatoria número 25 de la Universidad Autónoma de Guerrero.

 

Deja tu opinión