El alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena aseguró que ante el clima de violencia en la entidad, no es la solución que el gobierno federal se haga cargo de la seguridad en la capital, como lo exige el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Guerrero, tras el asesinato de su secretario general, Demetrio Saldívar Gómez.

El día miércoles, después del asesinato a balazos del perredista, el Comité Estatal y Nacional PRD, pidieron la intervención de la federación en el combate a la violencia en Guerrero, sin embargo, Leyva Mena señaló que existe coordinación entre los tres niveles de gobierno.

El edil, resaltó que la solución para revertir el incremento en las actividades delictivas en distintos puntos del estado, es “observar otro tipo de alternativas para bajar la violencia”.

Reconoció que aunque disminuyó la percepción de inseguridad en la capital, Chilpancingo continua siendo una de las ciudades más violentas a nivel nacional, por lo que es indispensable que la situación sea atendida.

“Chilpancingo está siendo el receptáculo, de muchas muertes, muchos cuerpos que no son de este municipio, Chilpancingo está siendo un escenario de crimen de políticos, Chilpancingo está siendo un escenario propicio para que sea ventana y que sea más espectacularidad en este tipo de cosas”, precisó.

En los próximos días, Leyva Mena acudirá ante la Secretaría de Gobernación (SEGOB) para pedir ante autoridades federales que los municipios mayormente violentos, no reciban trato igualitario con otros que no tienen la misma “carga de violencia”.

 

 

Deja tu opinión
Compartir