• A pocas horas de que quemaran dos camiones de carga

 

La policía del estado revisó ocho autobuses en que viajaban estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa con dirección hacia la Ciudad de México, en uno encontró por lo menos diez piedras y un envase de cerveza.

Durante la mañana del miércoles, estudiantes de la Normal Raúl Isidro Burgos salieron de su plantel a bordo de ocho vehículos, con la intención de participar en la marcha con la que se recordarían 31 meses de la desaparición de los estudiantes atacados la noche del 26 de septiembre de 2014, en Iguala de la Independencia.

La Policía del Estado instaló un filtro de revisión poco antes de llegar a Tierras Prietas, sobre el libramiento que comunica a Chilpancingo con Tixtla, en donde se revisaron los autobuses para evitar que trasladaran artefactos que pudieran utilizar como armas.

El filtro de revisión se instaló a pocas horas de que los estudiantes quemaran dos camiones de carga de la empresa Coppel, como una reacción a la agresión que los padres de los 43 sostuvieron en la Ciudad de México.

Los siete primeros autobuses pasaron sin problemas, pero en el octavo se encontraron diez piedras de regular tamaño; un envase de cerveza y uno de refresco.

Una vez que los artefactos fueron asegurados, los normalistas pudieron continuar con su camino.

Solo cinco autobuses tomaron rumbo a la Ciudad de México, tres fueron llevados por los propios estudiantes a la central de autobuses de Chilpancingo, en donde los devolvieron a la empresa a la que pertenecen.

Deja tu opinión