La portavoz del Colectivo de Padres y Familiares de Desaparecidos, Secuestrados y Asesinados de Chilpancingo, María Guadalupe Ramírez Narciso, indicó que no ha habido avances de parte de las instancias de procuración de justicia, para localizar a un total de 70 personas desaparecidas.

Informó que las más de 300 personas que integran el colectivo, entre hijos, cónyuges y hermanos de los desaparecidos, no cuentan con ningún apoyo de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), bajo la argumentación de que no existen recursos para la implementación de programas.

Desde octubre, tras una actividad en el zócalo de Chilpancingo, el colectivo pidió una audiencia con el gobernador Héctor Astudillo Flores, para efecto de coordinar búsquedas en la ruta de Chilpancingo-Amojileca, así como para agilizar la toma de muestras de ADN para la localización de cuerpos, sin embargo, la reunión aun continua pendiente.

“El licenciado Bonilla (vicefiscal), nos dio un plan de trabajo para visitar los servicios médicos forenses y las cadenas de custodia, que supuestamente dicen que hay, para ver si podemos identificar las vestimentas de nuestros familiares, también se nos van a mostrar los resultados de ADN de más de 400 cuerpos que hay”, refería la portavoz del colectivo en octubre del año pasado, acerca de las acciones que a más de medio año, están sin realizarse.

Ramírez Narciso, es madre de José Manuel Molina Rodríguez, que fue secuestrado el 4 de junio de 2014, mientras conducía su automóvil, cerca del cuartel de la policía municipal en Chilpancingo.

Compartir

Dejar respuesta