Admite que el de San Miguel Totolapan es el operativo más importante en lo que va de su administracion

A 72 horas de disturbios en la Tierra Caliente de Guerrero, el gobernador Héctor Astudillo Flores sostuvo que los grupos delictivos liderados por Raybel Jacobo de Almonte “El Tequilero” y Jhonny Hurtado Olascuaga “El Pez”, son objetivos prioritarios para las instituciones que conforman al Estado Mexicano, en la ruta de reinstalar la tranquilidad a los pueblos que desde hace varios años vivían una situación de sometimiento.

Vía telefónica, el jefe del Poder Ejecutivo local reconoció que del viernes 12 de mayo al domingo 14 se vivieron días sumamente intensos en la Tierra Caliente, por la cantidad de bloqueos y quema de automóviles por parte de las organizaciones delictivas conocidas como “Los Tequileros” y “La Familia Michoacana”.

Sin embargo, sostuvo que para la mañana del lunes ya la carretera federal que de Iguala va hacia Pungarabato estaba completamente despejada, aunque no fue sencillo recuperar la circulación.

“La verdad es que hubo una reacción de la delincuencia muy notable, dio muestras de su organización y bloqueó 14 puntos de la carretera; desde la cercanía de Ciudad Altamirano hasta pasando Arcelia, en un lugar llamado Palos Altos”, anotó.

Admitió que la determinación de ocupar la cabecera municipal de San Migue Totolapan derivó en consecuencias que no se tenían plenamente consideradas, pero también sostuvo que fue una decisión que se debió asumir con más tiempo de anticipación, por el daño que se generó al tejido social.

“Hay que reconocer que desde años atrás, esa región ha estado sitiada por estos grupos delincuenciales que están ahí de manifiesto; uno que encabeza este señor al que le dicen El Pez, más el otro que lidera el denominado Tequilero”, anotó.

Ahora que los cuerpos de seguridad están instalados en San Miguel Totolapan, dijo que se debe seguir adelante para permitir que la sociedad se sacuda completamente a dicho flagelo.

El nivel de penetración que los delincuentes tenían en los sectores de la sociedad de Tierra Caliente era tal, que se pudo advertir dicho fenómeno en la cantidad de ayudas que la células recibieron para realizar los bloqueos en los que se quemaron decenas de vehículos.

“Sin duda; fue algo fuerte y de impacto, pero no se puede actuar de otra manera; el Estado tiene que entrar para ayudar a cuidar a la sociedad en su conjunto, por eso las acciones deben de seguir”, aseveró.

Reconoció el respaldo que el gobierno estatal recibió de parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y la Policía Federal (PF), pero sin dejar de lado la entrega mostrada por la Policía del Estado, que fue punta de lanza en la toma de San Miguel.

A tres días de los hechos del viernes, indicó que ya sostuvo comunicación con el secretario de Gobernación federal, Miguel Angel Osorio Chong, con los titulares de la SEDENA y Marina, además de Renato Sales Heredia, Comisionado Nacional de Seguridad (CNS).

Dichos enlaces fueron necesarios, entre otras cosas porque “El Pez” tiene presencia en Guerrero, Michoacán y el Estado de México, de tal suerte que movilizó a gente de esas entidades para agudizar el problema de los bloqueos.

Lo sucedido en San Miguel Totoapan y después extendido a toda la Tierra Caliente, de acuerdo con Astudillo no es solo un problema local, es un asunto que merece toda la atención del Gobierno de la República, que está interesado en detener a la estructura delictiva que representa “El Pez”.

Admitió que el de las últimas 72 horas en la Tierra Caliente ha sido el operativo policiaco y militar más importante de su administración, por lo que debe destacarse el hecho de que no se perdió ninguna vida.

Lo que sigue, de acuerdo con el gobernador, es “detener a estos delincuentes para procesarlos, con la intención de sacudir de la delincuencia a la población”.

Deja tu opinión