El presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso local, Ricardo Mejía Berdeja cuestionó el hecho de que las autodefensas de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) utilicen armas de grueso calibre.

En un primer instante, Mejía Berdeja comentó que en el proceso de análisis de la Ley 701, lo que busca el Congreso es fortalecer el sistema comunitario, a partir de los resultados positivos que en materia de seguridad y recuperación del tejido social, ha dado la existencia de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) en la Costa-Montaña.

Se trata, de garantizar que ese tipo de organización no se vea infiltrada por la delincuencia, tampoco que existan grupos delictivos que traten de encubrir sus acciones ilícitas a partir de que usurpen las funciones de las verdaderas policías comunitarias.

En esa parte, dijo que las policías ciudadanas como la UPOEG, si en realidad pretenden coadyuvar positivamente en el ámbito de la seguridad, deben sujetarse a la Ley de Armas de Fuego, pero además sujetarse a los ordenamientos que se manejan a nivel estatal y municipal, para no tratar de manejarse completamente al margen de la ley.

Lo anterior, luego de que el dirigente de la Unión de Pueblos, Bruno Placido Valerio defendiera que sus policías ciudadanos utilicen rifles de asalto tipo AK-47 y R-15.

“Si en realidad pretenden ayudar deben respetar la ley, no actuar conforme a su libre criterio, si actúan solo de acuerdo con su forma de pensar, entonces desde ahí estamos mal”, dijo el coordinador de la fracción parlamentaria del Movimiento Ciudadano (MC).

 

Deja tu opinión