Insiste en que se reabra el caso y no debe quedar en la impunidad

El caso por el crimen de los dos normalistas sigue abierto en la PGR

 

Acapulco, Gro.- El Fiscal General del Estado, Xavier Olea Peláez, presentó disculpa pública al ex procurador de Guerrero, Alberto López Rosas, tras acusarlo de haber ordenado el ataque contra dos normalistas de Ayotzinapa.

Lo anterior, luego de que la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (CODEEHUM), resolvió que el fiscal Olea Peláez, debería emitir una disculpa pública y una compensación  “justa y suficiente”, la indemnización será emitido a través de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.

Este martes en conferencia de prensa en Acapulco, Olea Peláez y López Rosas, resultaron ser amigos con “añejos recuerdos”, desde la infancia, incluso presumió que estuvo en la colonia La Laja.

“La razón por la que acudí fue porque a mi señor padre (Xavier Olea Muñoz), le habían ofrecido una comida su dilecto amigo, El Rey Lopitos, Alfredo López Cisneros, de quien no era solo su amigo, sino abogado.

“Recuerdo que la comida de emérito, acudieron los millonarios hijos de Carlos Trouyet, después fallecido en un accidente. Recuerdo también que fue la primera vez que comí tortuga y huevos de tortuga, evidentemente no existía la Secretaría del Medio Ambiente”, dijo para justificarse.

Antes de dar por terminada la conferencia, Xavier Olea dijo que ambos tienen diferencias pero que son amigos.

“Todo lo acontecido hace unos meses, fue simplemente un mal entendido, en estos asuntos no existe vencedores ni vencidos. Tampoco existen, por aquellos recuerdos de ataño, ningún resentimiento”, dijo para levantarse y estrechar sus mano y darse un abrazo para la foto.

Aunque el expediente por el crimen contra los normalistas Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, aquel 12 de diciembre del 2011, así como el empleado de la gasolinera Gonzalo Rivas Cámara, sigue abierto y atraído por la Procuraduría General de la República.

Al finalizar la disculpa púbica, López Rosas, insistió en que lo sucedido aquel aciago 12 de diciembre no debe quedar impune.

“Hemos venido esclareciendo que las balas asesinas no surgieron de las armas de nuestras corporaciones. Por ello en diciembre pasado asumimos la actitud de que se reabriera el caso y como consecuencia recibimos un señalamiento que para mí es bastante lamentable de atribuirnos ese lamentable suceso.

“No estoy satisfecho de que el caso sea cerrado, cuando creo que para satisfacción de la sociedad guerrerense debiera reabrirse”, insistió.

Deja tu opinión