•  Ejército y policías ingresan al municipio para evitar balaceras

La mañana del martes, integrantes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), a bordo de camionetas blindadas irrumpieron en Tierra Colorada, cabecera de Juan R. Escudero, el saldo fue de un taxista asesinado, un ex comandante del Frente Unido por la Seguridad del Estado (FUSDEG) privado de la libertad y el cierre de negocios, escuelas y centros de Salud.

El riesgo de nuevos enfrentamientos a balazos movilizó al Ejército Mexicano, la Policía Federal (PF) y la Policía del Estado, que se quedaron instalados en la entrada que llega del puerto de Acapulco, para bajar el nivel de la tensión.

De acuerdo con la información que se rescató en el lugar de los hechos, aproximadamente a las 06:00 horas el martes 16 de mayo, un grupo de hombres armados con playeras de la UPOEG ingresaron sorpresivamente a Tierra Colorada por el lado que llega del valle del Ocotito.

Para funcionarios del gobierno estatal, esa fue una reacción al intento del FUSDEG por apoderarse de la base de Mohoneras durante la mañana del sábado 13, cuando la fallida irrupción dejó un saldo de tres personas muertas; un autodefensa de la UPOEG, un policía ministerial y un estudiante de periodismo, que era completamente ajeno al conflicto.

A bordo de varias camionetas blindadas, los de la UPOEG llegaron al punto conocido como “Los Arcos”, en donde le marcaron el alto a un taxi local conducido por Lázaro Vázquez Gatica, de 32 años de edad, quien no se detuvo ante la orden y siguió de largo, por lo que le dispararon con diferentes armas de fuego.

El conductor murió en el lugar del ataque a causa de los disparos, mientras el convoy de las camionetas blindadas continuaba su recorrido hacia el centro de Tierra Colorada.

En otro punto de la ciudad levantaron a Placido Maceda, quien fuera comandante municipal en la comunidad de Xaltianguis, en la zona rural de Acapulco, quien tuvo que refugiarse en Tierra Colorada cuando la unión de pueblos expulsó al frente de dicho lugar.

Las unidades pasaron por el centro de Colorada gritando a los propietarios de negocios, así como a los profesores de las escuelas que cerraran porque seguramente habría enfrentamientos a balazos.

Rápidamente, las bases de apoyo del FUSDEG se movilizaron hacia la comandancia que mantienen sobre la carretera federal México-Acapulco, además de que hicieron sonar las campanas en los principales barrios para alertar a la población.

Tanto autodefensas del FUSDEG, como ciudadanos que no forman parte de su estructura tomaron armas de diferentes calibres y se dirigieron hacia el centro y la entrada norte de la cabecera municipal, para encarar a los de la UPOEG, estos buscaron vías alternas para llegar a Los Arcos y regresar hacia su base de Mohoneras.

Un grupo de integrantes de la Unión de Pueblos se resguardó en la colonia Lázaro Cárdenas, ubicada sobre la salida hacia el puerto de Acapulco, lugar en el que fueron protegidos por los habitantes, que expusieron a la policía del estado varios abusos cometidos en la comandancia del frente.

Hombres armados del FUSDEG se dirigieron hacia la comunidad de La Palma, para evitar el ingreso de autodefensas de la UPOEG provenientes de la Costa Chica.       

La tensión volvió a movilizar a personal del Ejército Mexicano, de la Policía Federal (PF) y del Estado, que después de desplegarse en La Palma se apostaron en el acceso de la colonia Lázaro Cárdenas, para evitar que los del FUSDEG acudieran a atacar a los de la UPOEG que ahí se resguardaban.

Hasta entrada la tarde no se generaban enfrentamientos, pero los integrantes de la UPOEG se mantenían en varios puntos cercanos a Tierra Colorada, listos para volver a ingresar.

La mayoría de los negocios, escuelas y centros de salud en el municipio permanecen cerrados.

    

Deja tu opinión