Hay dos muertos; un civil y un policía ministerial

El intento por recuperar la base de operaciones de la comunidad de El Ocotito generó un enfrentamiento a balazos entre las autodefensas de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) y el Frente Unido por la Seguridad y el Desarrollo Social del Estado (FUSDEG) generó el saldo dedos muertos y dos heridos; lo que movilizó a personal del Ejército Mexicano y la Policía Federal (PF).

De acuerdo con la estructura de mando del FUSDEG, la mañana del sábado 13 de mayo, a petición de decenas de familias que fueron desplazados tras la incursión de la UPOEG, grupos de la policía ciudadana decidieron recuperar la base que hasta hace seis meses ocupaban en la comunidad de El Ocotito.

No llegaron más adelante de Mohoneras, pues los grupos de la UPOEG les cerraron el paso y comenzó un enfrentamiento a balazos, que dejó el saldo de varias personas heridas, dos de ellas del FUSDEG.

Ese enfrentamiento se suscitó alrededor de las 08:00 horas, en él perdió la vida una persona que pasaba en un vehiculo particular, era un joven
estudiante de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), que no estaba relacionado con las partes en pugna.

De acuerdo con testimonios, el joven viajaba en un automóvil particular y pasaba por la base de Mohoneras cuando el grupo del FUSDEG llegaba para intentar re posicionarse, fueron disparos en ráfaga los que alcanzaron al joven y le provocaron la muerte.

Para las 10:00 horas, dos camionetas de la Policía Investigadora Ministerial (PIM) que se acercaban a Tierra Colorada fueron recibidos a balazos por integrantes del FUSDEG, el saldo fue de un agente muerto y uno más herido.

«Sí, nosotros disparamos porque eran varias camionetas con gente armada vestida de negro y encapuchados; así visten las personas que nos han atacado en los últimos días y por eso reaccionamos», asumió un mando del FUSDEG.

El agente que murió en el lugar de los hechos fue Javier Aguilar Martínez, en tanto que un mando de la PIM fue hospitalizado en Chilpancingo con una herida de bala.

Las dos camionetas de la PIM quedaron varadas en las inmediaciones de la Autopista del Sol.

Personal de la 35 Zona Militar ingresó a Tierra Colorada y tras dialogar con su estructura de mando logró el paso hacia El Ocotito.

FUSDEG Retienen a dos PF, la UPOEG les arrebata un herido

Para las 13:00 horas, al menos dos unidades militares y dos de la PF sector caminos se abrieron paso hasta el Ocotito, al frente ingresó una ambulancia de Protección Civil para rescatar a un herido que permanecía escondido en una casa.

Alrededor de las 14:00 horas, dos patrullas de la PF y dos del Ejército Mexicano ingresaron a la comunidad de El Ocotito, en el municipio de Chilpancingo para rescatar al lesionado.
Resguardados por policías y militares, los paramédicos de PC salieron de la comunidad de El Ocotito con la intención de llevarlo hacia Tierra Colorada, en el municipio de Juan R. Escudero.

Antes de salir, una camioneta Grand Cherokee color verde se les atravesó, a bordo iban dos hombres con rifles de asalto AK-47, quienes después de una charla permitieron que siguieron su paso del interior del pueblo hacia la carretera federal.

El convoy pasó sin problemas hasta la carretera federal, avanzó rumbo a Tierra Colorada pero a la altura de Dos Caminos se toparon con el filtro de revisión de la UPOEG, en donde les cerraron el paso.

Mientras militares y policías dialogaban con los representantes de la UPOEG, un grupo de 20 camionetas con hombres armados llegaron para amedrentar a los oficiales, después se dirigieron hacia la ambulancia de PC, encañonaron a los paramédicos y los obligaron a abrir las puertas para bajar al herido.

Una vez con el herido a su alcance, lo sacaron de la unidad y lo aventaron en la caja de una camioneta pick up color gris, una vez en su poder lo recibieron a patadas.
Impotentes, militares, policías y paramédicos observaron como el grupo de hombres armados se llevó al herido nuevamente con dirección al Ocotito.

Cuando los policías federales regresaron a la base de Tierra Colorada, los integrantes del FUSDEG decidieron encerrarlos en su comandancia hasta que se rescate a su lesionado.
Vino entonces un periodo de negociación que se prolongó hasta las 18:00 horas.

Al final, el herido del FUSDEG fue canjeado por un oficial de la PF que permanecía en la base de Tierra Colorada.

El elemento del FUSDEG dijo que llegó desde la comunidad de Huacalapa, que lo contrataron una semana antes de la incursión en el Ocotito y que le ofrecieron el pago de mil 500 pesos a la semana, lo que no alcanzó a cobrar.

Explicó que a los primeros balazos corrió para ponerse a salvo, tiró la escopeta que se le asignó y se cayo en varias ocasiones.

De esa manera justificó los golpes que presentaba en varias partes del cuerpo, principalmente en la cara y piernas.

Deja tu opinión