Esta semana se encontraron miles de peces y camarones muertos 

Autoridades del estado y la federación investigarán la mortandad de peces que se registra en el río Omitlán, ubicado en el municipio de Juan R. Escudero, por el momento sospechan de algún contaminante generado por una presa hidroeléctrica que opera en Colotlipa, municipio de Quechultenango.

Desde la semana pasada, vecinos de comunidades cercanas al Río Omitlán, denunciaron el avistamiento de miles de peces; como bagre y tilapias, además de camarones muertos de manera inexplicable.

Algunos vecinos recogieron peces que aún estaban vivos y los trasladaron al mercado de la cabecera municipal de Juan R. Escudero para venderlos, puesto que esa es la actividad económica de la que viven.

Informado sobre el fenómeno, que se registrado desde hace casi siete años, el alcalde Leonel Leyva Muñoz, solicitó el apoyo de dependencias del gobierno estatal y de la federación para hacer un recorrido sobre la trayectoria del río, con la intención de comprobar la existencia de peces muertos, recoger algunos ejemplares y hacerles varios estudios de laboratorios con la intención de establecer la causa de muerte.

Acompañaron al jefe de cabildo Noé Sánchez Hernández, delegado en la región Centro de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural del Estado de Guerrero (SADAEGRO); la ingeniera de Pesca, María Concepción Gutiérrez, de la Dirección General de Pesa y Agricultura del Estado; además del ecólogo Cristián Fernández Monroy.

Se sumaron al recorrido varios regidores del municipio, también el comisario y comisariado ejidal de Tlayolapa, incluso ciudadanos que se dijeron preocupados por el fenómeno.

En el recorrido tomaron muestras de agua para realizar una medición de Ph y amonio, también se tomaron muestras de sangre fresca de peces vivos, incluso tejido como branquias y hepatopáncreas para buscar bacterias, incluso fragmentos de vasos sanguíneos para la búsqueda de virus.

 Por medio de estudios de laboratorio, se buscará la forma de determinarla causa del fenómeno, que se anota, ocurrido en estas fechas desde hace siete años.

El primer edil recomendó a la población el consumo de peces y crustáceos en la zona de Omitlán hasta que se determinen las causas de la mortandad acuícola, ya que no se descarta la posibilidad que se trate de algún agente.

Leyva Muñoz comentó que ya se dio parte a la jurisdicción sanitaria 03, correspondiente a la región Centro del estado, con la intención de que analice la pertinencia de emitir una alerta sanitaria, por lo menos en la zona en que se sabe, los lugareños viven de la comercialización de los peces atrapados en el río Omitlán.

Deja tu opinión