Sostienen que sí eran víctimas de secuestro 

Familiares de personas detenidas la tarde del martes en una casa de seguridad, ubicada en el sector oriente de Chilpancingo acudieron a la delegación de la Procuraduría General de la República (PRG) para rechazar que tengan vínculos con el crimen organizado, como lo consignó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

La tarde del martes 13 de junio, elementos de la SSP sostuvieron una persecución con presuntos integrantes del crimen organizado que se desplazaban a bordo de dos motocicletas, lo que derivó en la ubicación de una casa de seguridad.

Aunque los individuos que se trasladaban en las motocicletas consiguieron escapar, la Policía del Estado confirmó la detención de dos mujeres de 19 y 15 años de edad, que de acuerdo al reporte de los uniformados, dijeron ser parte del grupo conocido como “Los Rojos”.

Dentro de la vivienda, el personal de la SSP encontró a tres hombres, que de acuerdo con un comunicado del mismo martes, dado a conocer por el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), Roberto Alvarez Heredia, en un primer instante dijeron que estaban en calidad de secuestrados.

Para la jornada del miércoles 14, la SSP emitió un comunicado en el que sostiene que los tres varones que se encontraron en la vivienda, estaban armados y dijeron pertenecer al Cártel de la Sierra.  

Los varones tenían 55, 48 y 19 años de edad, junto con las otras mujeres y un arsenal compuesto por armas de uso exclusivo del Ejército, así como granadas de fragmentación, las dos motos y un vehículo fueron puestos a disposición de la PGR.

Este martes, familiares de los tres varones se presentaron a las instalaciones de la PGR para señala que no se trata de delincuentes, pues son personas que trabajan y que no tienen vínculos con actividades fuera de la ley.

Uno de los mayores trabaja en un taller eléctrico, el joven de 19 años es chalán en un taller de mecánica general.

De este último, indicaron que fue privado de la libertad en la cancha de futbol de la colonia Lomas del Poniente, lo secuestraron y hasta pidieron dinero a cambio de liberaron con vida.

“La familia ya estaba juntando entre conocidos algo de dinero para pagar si quiera parte del rescate, pero antes de hacerlo, reconocimos al muchacho en un video que se transmitió en redes sociales”, señaló un familiar de Edwin, el de 19 años.

Por las publicaciones en redes, las familias supieron que los vinculaban con la delincuencia organizada y que este jueves se resolvería si los liberan o los canalizan a la Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada (SEIDO).

Las autoridades solicitaron elementos para comprobar que los tres detenidos no tienen vínculos con el crimen organizado, por lo que durante toda la jornada se dieron a la tarea de buscar pruebas y testimonios para presentarlos ante el Ministerio Público Federal.

Los otros familiares también acudieron a la PGR para defender a sus seres queridos, pero se abstuvieron de cruzar mucha información con los reporteros.

 

Deja tu opinión