Es un profesor que ya está en el CERESO

Un grupo de padres de familia de la  escuela Caritino Maldonado Pérez acudieron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) para solicitar su intervención, ara efecto de que no se libere a un profesor acusado de violar por lo menos a cuatro alumnas de quinto grado.

La tarde del pasado jueves 15 de junio, los padres de cuatro estudiantes de quinto año, de la primaria Caritino Maldonado, ubicada en la colonia Hermenegildo Galeana de Chilpancingo, al terminar las clases encontraron a sus hijas llorando, cuando les preguntaron el motivo acusaron al profesor Miguel Ángel Martínez Salgado de abusar sexualmente de ellas, lo que desató la molestia  contra el presunto agresor. 

Ángel Martínez fue rescatado por elementos  de la Policía Estatal, que acudieron a la escuela tras recibir el reporte de un disturbio dentro de la institución educativa, llegaron cuando era golpeado por los jefes de familia  y lo rescataron a bordo de una patrulla.

Ese día, los padres de familia de dos de las menores afectadas acudieron al Ministerio Público del Fuero Común (MPFC) para presentar la denuncia correspondiente, como parte de la investigación se les practicaron exámenes médicos y psicológicos a las niñas, lo que permitió determinar la existencia de una agresión sexual.

El viernes 16 de junio, el profesor fue ingresado al Centro de Readaptación Social (CERESO) en Chilpancingo como presunto violador de menores, ya que se le acusa de obligar a sus alumnas a practicarle sexo oral.

La agresión, se anota que se realizó con ellas dentro del salón de clases.

La tarde del martes 20 de junio los padres de 2 de las víctimas, acudieron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CEDEG) para interponer una queja en contra del profesor Miguel Ángel Martínez Salgado y del director del la primaria, Humberto Mata Gonzáles, a quien acusan de estar coludido el presunto violador, ya que desde el día jueves no se presenta a laborar en la primaria Profesor Caritino Maldonado.

Los padres de las menores aseguraron que nunca notaron alguna actitud extraña del profesor hacia las alumnas, por el contrario notaron una mejoría en el aprendizaje de su hijas , pero semanas antes de la violación se percataron de varios episodios de tristeza en las victimas, quienes en varias ocasiones negaron que les sucedería algo.

Por su parte las autoridades escolares han realizado reuniones con los padres de familia en la escuela, les han dicho que ante los hechos lamentables ocurridos dentro de la institución, se tomarán las medidas necesarias para evitar que suceda otro caso de violación hacia algún menor.

Deja tu opinión