El alcalde capitalino, Marco Antonio Leyva Mena manifestó que no existe un proyecto concreto para dar tratamiento a los desechos sólidos.

En el mes de enero, el problema de recolección y traslado de desechos sólidos se agudizó en Chilpancingo, a raíz de que el basurero municipal fue cerrado después de haber rebasado su capacidad.

En febrero, la Secretaría de Salud estatal emitió una alerta sanitaria en Chilpancingo, ante la acumulación de basura en lugares públicos.

Posteriormente, el municipio de Chilpancingo y Eduardo Neri, firmaron un acuerdo mediante el cual se otorgó permiso al ayuntamiento capitalino de trasladar los residuos sólidos al basurero de Zumpango, por un lapso hasta por 10 meses. 

Sin embargo, a 4 meses de concretarse el plazo, el edil capitalino señaló que se ha recabado información, sin tener algo concluido.

Este viernes en la toma de protesta a comisarios, Leyva Mena mencionó que algunos de los proyectos que se han analizado para desarrollarse en Chilpancingo, es de empresas que conviertan energía eléctrica a partir de la incineración de basura, hasta la opción de convertir desechos en ladrillos, para la construcción de viviendas ecológicas.

Agregó que solo es cuestión de que el Cabildo Municipal determine porque tipo de proyecto se decantará, y para ello, cuenta con más de 6 meses, argumentando que aún existe capacidad de almacenamiento en el basurero de Zumpango.

Deja tu opinión