La inflación registró en este pasado mes de junio, un incremento del 6.31 por ciento, su nivel más alto en los últimos ocho años y medio, de acuerdo el INEGI. El incremento fue de 0.25%; hay una tasa de inflación anual de 6.31%, la mayor desde diciembre de 2008, cuando fue de 6.53%.

¿Qué es la inflación? La inflación es un desequilibrio económico que se caracteriza por la subida general de precios debido al aumento del papel moneda y al deterioro y mal manejo de la economía de un país. La inflación afecta a los individuos que reciben ingresos fijos en términos nominales y generalmente los que reciben ingresos crecen menos que la inflación.

La inflación implica una alteración en la estructura de precios. Los precios son las señales que nos dan a entender el funcionamiento del mercado, una alteración en la estructura de los precios conlleva a una distorsión en la asignación de los recursos al verse dificultada la información.

Existe la inflación de demanda, cuando la demanda excede a la oferta, provocando un aumento en los precios y en los salarios; la inflación de costos, cuando los precios aumentan para poder hacer frente a los costos totales manteniendo los márgenes de beneficios; la hiperinflación, cuando los precios presentan un crecimiento a tasas superiores al 100 % anual los individuos tratan de desprenderse del dinero líquido o dinero en efectivo del que disponen antes de que los precios crezcan más y provoque que el dinero en efectivo del que pierda aún más valor. Este fenómeno también se conoce como la huida del dinero que consiste en la reducción de los saldos reales poseídos por los individuos, dado que la inflación encarece la posesión del dinero y la inflación galopante, que oscila entre el 20, el 100 o el 200 % al año.

La inflación moderada significa una lenta subida de los precios. Cuando los precios son relativamente estables, los individuos confían en el dinero. Así, las personas mantienen el dinero en efectivo porque dentro de un cierto tiempo tendrá casi el mismo valor al día de hoy y la inflación subyacente, que es el aumento generalizado en los precios de los bienes que componen una canasta básica de un país, en este caso, México.

También la inflación subyacente o inflación básica, inflación núcleo o de bases es el incremento continuo de los precios de un subconjunto de bienes y servicios que conforman el índice de precios al consumidor (IPC). De forma habitual y generalmente aceptada, se prescinde los bienes y servicios administrados (gasolina, electricidad y gas para uso doméstico), de los concertados (transporte local y foráneo, telefonía, cuotas y licencias y otros), y de los agropecuarios (36 frutas y verduras y otros 20 productos).

En consecuencia, cuando vemos los datos mensualizados de la inflación subyacente a lo largo de un año, podemos observar un comportamiento más suave, con menos altibajos, que la inflación general.

La mayoría de los países enfocan su mirada sobre la inflación subyacente más que la general. Pese a que para un consumidor esto no tiene mucho sentido si suponemos que sufre toda la inflación y no solo un subconjunto de ella, en gestión de política monetaria sí lo tiene. Una autoridad tiene una buena o mala gestión en la medida en la que el índice de precios subyacente refleja estabilidad o no de precios.

Inflación acumulada por sexenios:

Sexenio Inflación Acumulada desde hasta inflación anual
Luis Echeverría Alvarez 129.60% Dic 1970 Nov 1976    14.87%
José López Portillo 459.00% Dic 1976 Nov 1982    33.26%
Miguel de la Madrid 3710.10% Dic 1982 Nov 1988    83.51%
Carlos Salinas de Gortari 139.10% Dic 1988 Nov 1994    15.66%
Ernesto Zedillo 226.00% Dic 1994 Nov 2000     21.78%
Vicente Fox 29.80% Dic 2000 Nov 2006       4.45%
Vicente Fox 29.80% Dic 2000 Nov 2006       4.45%
Enrique Peña Nieto 4.90% (*) Dic 2012 Jul 2013         8.59%

(*) Hasta Junio de 2013

Fuente: Inflación en México (Zonaeconomica.com – zonaeconomica.com – Agosto Del 2013) – http://www.zonaeconomica.com/inflacion-mexico

Desde la década del 70, la tasa de inflación fue en paulatino aumento. En 1988, la inflación alcanzó valores del 114% anual, por lo que podemos hablar de hiperinflación. En este período, se dio la misma situación en varios países latinoamericanos. Luego, la inflación fue disminuyendo, para volver a aumentar en 1995. La inflación disminuyó nuevamente, manteniéndose entre 2002 y 2013 en valores relativamente estables y entre 3% y 5%.

La economía de México está fuertemente integrada a la economía de los Estados Unidos. El impulso de los biocombustibles en Estados Unidos, aumentó fuertemente la demanda de maíz, aumentando su precio. Este aumento de precio a nivel internacional del maíz, impactó fuertemente en la economía mexicana. El precio internacional del maíz aumentó fuertemente en el año 2006.

En enero de 2007 estalló la famosa «Crisis de la Tortilla». Su precio se disparó de 6 pesos el kilo, a mas de 10. Desde el año 2005, gran parte de los productos agropecuarios han aumentado de precio, por ejemplo el arroz y el trigo, componentes importantes de la canasta alimentaria mexicana.

Hasta el año 2012, los alimentos aumentaron más que el resto de los productos. Esto tiene importantes implicancias distributivas, porque para las familias de menores ingresos, la participación de los alimentos en la canasta de gastos es relativamente mayor que la su participación en las familias de mayores recursos. Es decir, que la inflación en México tuvo un efecto redistributivo negativo. Los mexicanos por debajo de la línea de pobreza destinaron un 44% de su ingreso para la compra de alimentos. La FAO (Organización de la ONU que se encarga de monitorear la seguridad alimentaria) alertó sobre la preocupante situación de México en este sentido.

En la primera quincena de mayo la inflación llegó a su nivel más alto en los últimos ocho años, según cifras publicadas por el INEGI

Fuente:http://www.zonaeconomica.com/inflacion-mexico (Consultado el 30 de Jun de 2017)

Los productos que más incrementaron sus precios fueron el aguacate (9.86%), el precio del transporte colectivo (3.94%), el jitomate (3.36%) y el huevo (2.63%).

Por el contrario, lo*s bienes y servicios que registraron bajas fueron las tarifas de electricidad, limón, tomate verde, melón y tras la Semana Santa los servicios turísticos.

Al cierre de mayo, la cartera vencida en el segmento de préstamos de consumo se ubicó en 39 mil 724.4 millones de pesos, 14.94 por ciento más que la registrada en el mismo mes del año pasado, de acuerdo con los datos de la CNBV.

La cartera de crédito en el segmento de consumo se ubicó en mayo de este año en 917 mil 424 millones de pesos y de ellos, 4.33 por ciento, esto es, 39 mil 724.4 millones se encontraban en cartera vencida, esto es, que no fueron pagados en los plazos originalmente pactados.

Para finalizar, la inflación en México triplica la que, en promedio, registran los 35 países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), pero si sólo se toma en cuenta la correspondiente a los precios de energía resulta la más alta del grupo.

Las cifras más recientes del organismo indican que en mayo de este año, último mes del que cuenta con cifras comparables para todos sus países asociados, los precios de los bienes y productos de todos los servicios fue de 2.1 por ciento, pero en México llegó a 6.2 por ciento en términos anuales, es decir, comparado con igual mes del año anterior.

Deja tu opinión