También se metieron a la fuerza en el ayuntamiento

Con la consigna de instalar una mesa de trabajo con el alcalde, Marco Antonio Leyva Mena, recolectores independientes de basura cerraron las calles del primer cuadro de la ciudad y se metieron por la fuerza a las instalaciones del ayuntamiento.

Desde las 11:00 horas del jueves 13 de julio, los camioneteros y pepenadores incorporados al colectivo “La Basura Jefa” llegaron al primer cuadro de la ciudad, para bloquear las avenidas Ignacio Ramírez, Juan N. Alvarez, las calles Teofilo Olea y Leyva Valerio Trujano, Cristóbal Colón y Miguel Alemán Valdés.

Exigieron una reunión de trabajo con el alcalde Marco Antonio Leyva, ya que indicaron, desde hace un mes comenzaron a plantear el riesgo de que se sature el centro de transferencia de basura que provisionalmente funciona en el punto conocido como Tierras Prietas, en el lado norte de la ciudad.

Lo anterior, porque Chilpancingo desde febrero pasado no cuenta con un relleno sanitario, ya que a partir de la inconformidad de los vecinos, tuvo que cerrar definitivamente el que operaba en las inmediaciones de la colonia La Cinca, por problemas de saturación.

Aunque el alcalde ofreció dialogar alrededor de las 12:30, personal de seguridad sugirió que solamente ingresara una comisión representativa a las instalaciones del ayuntamiento.

La inconformidad ante la acotación que les puso el jefe de cabildo generó malestar entre los tiradores de basura, razón por la que sostuvieron un jaloneo en las puertas de acceso, aunque la medición de fuerzas no pasó a mayores.

Una vez instalados en la oficina del alcalde, este les solicitó la prórroga de un mes para retirar los desechos del centro de transferencia hacia un tiradero definitivo, a lo que los recolectores y pepenadores accedieron.

Para las 13:00 horas, las unidades recolectoras de basura se retiraron del primer cuadro de la ciudad, lo que permitió descongestionar la circulación de los vehículos.

Deja tu opinión