Saúl Beltrán Orozco, compadre de “El Tequilero” se defiende de una orden de aprehensión por homicidio calificado

El suplente, Modesto Carranza Catalán fue asesinado antes de que Beltrán Orozco dejara acéfala la curul

El distrito electoral XVII ubicado en la Tierra Caliente de Guerrero, compuesto por cuatro municipios que suman 223 mil 195 habitantes no tiene representación en el Congreso local desde el pasado 4 de mayo, cuando el diputado electo por dicho distrito, Saúl Beltrán Orozco solicitó licencia para separarse del cargo de manera indefinida, bajo el argumento de defenderse de la orden de aprehensión por homicidio calificado que pesa en su contra. 

Los ciudadanos que votaron por la fórmula compuesta por Saúl Beltrán Orozco, y Modesto Carranza Catalán como suplente en la jornada electoral del 7 de junio de 2017, tendrán que esperar a ser representados hasta que Saúl Beltrán regrese al cargo, o hasta la instalación de la 62 legislatura guerrerense, que se dará el 13 de septiembre de 2018, cuando tome protesta un nuevo diputado electo por el distrito. 

Y es que Modesto Carranza Catalán, suplente de Beltrán Orozco, fue asesinado 24 días antes de que este último presentara su licencia para separarse del cargo; y la Constitución Política del Estado, así como la Ley Orgánica del Poder Legislativo no contemplan de manera específica cómo se ocupará una curul en este caso particular. 

El artículo 41 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo indica que, de acuerdo a lo establecido en el artículo 47 de la Constitución Política del Estado, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana  procederá a realizar  elecciones extraordinarias siempre y cuando haya una vacante, que se establecerá cuando el presidente de la Mesa Directiva declare ausencia definitiva del titular y del suplente, para lo cual tendrían que cumplirse una de las hipótesis establecidas tanto en la Constitución, como en la Ley Orgánica.

La hipótesis señalada en fracción VI del artículo 42 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo establece para declarar ausencia definitiva: “Cualquier otra situación jurídica que implique la pérdida del cargo”; pero la orden de aprehensión que pesa en contra de Saúl Beltrán Orozco, el asesinato de su suplente, y la falta de representación que tienen 223 mil 195 personas  en el Congreso, no han sido considerados por la Mesa Directiva, presidida por la diputada, Magdalena Camacho Díaz, como hechos que ameriten “cualquier otra situación jurídica” para iniciar el proceso para realizar elecciones extraordinarias. 

Con el titular ausente por la licencia indefinida a causa de una motivación legal, además del suplente asesinado a balazos, el Congreso se encuentra ante una situación completamente atípica.

Además, los diputados locales aprobaron la licencia de Saúl Beltrán el 4 de mayo de 2017, sin considerar, como lo establece el artículo 38 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo, “la debida integración del Congreso”, pues tras el asesinato de Modesto Carranza, el distrito electoral 17 quedaría sin representación. 

Los sin voz

Los municipios sin representación en el Congreso son Zirándaro de los Chávez, Ajuchitlán del Progreso, Coyuca de Catalán, y San Miguel Totolapan, este último controlado por la delincuencia organizada, lo cual ha provocado desplazamiento forzado interno, asesinatos, robos y secuestros, la mayoría de ellos sin denuncia. 

El artículo 26 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo, referente a las obligaciones de los Diputados,  señala en el segundo párrafo de la fracción XVII que “En el ámbito de sus atribuciones, cada Diputado será gestor y promotor del pueblo y auxiliará a sus representados en sus demandas sociales y en los asuntos de interés general, a fin de lograr su oportuna solución”, pero los pobladores del distrito 17 no tienen a un legislador que cumpla con dicha obligación.

Aunque durante las 19 de las 23 sesiones del segundo periodo ordinario que Saúl Beltrán estuvo como diputado, en ninguna hay registros de actividad, por lo que, pese a que había representación para el distrito 17, y la crisis de violencia que enfrenta uno de sus municipios, el legislador que fue acusado por el Fiscal General del Estado, Xavier Olea Peláez de ser el líder del grupo delincuencial “Los Tequileros”, no presentó públicamente ninguna acción ante el Pleno para coadyuvar a su región. 

De hecho, Beltrán era, con base al Diario de los Debates, de los diputados cuya presencia era perceptible al momento de los pases de lista, cuando debía levantar la voz para decir “presente”.  

San Miguel Totolapan está inmerso en una crisis de seguridad, pese a que no está registrada en datos oficiales. El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reporta tres asesinatos de enero a mayo de este año; sin embargo, solo el 11 de mayo, ocho personas murieron tras un enfrentamiento armado. 

A partir de la fecha se registró el desplazamiento de cientos de personas por miedo a ser reclutados de manera obligada por Los tequileros, o ser víctimas de los hechos de violencia que estos últimos protagonizan con integrantes del grupo delictivo La Familia Michoacana. 

 

 

Deja tu opinión