Guerrero; mar de luchas, montaña de ilusiones  

Con una dedicatoria para los padres de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, desaparecidos desde la noche del 26 de septiembre de 2014, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña (CDHM), Tlachinollan celebró sus 23 años de existencia.

El evento tuvo lugar en la cabecera municipal de Tlapa de Comonfort, en donde el CDHM tiene su principal centro de operaciones, ahí el director del organismo, Abel Barrera Hernández dedicó parte importante de su intervención a los padres de los 43 jóvenes desaparecidos en la cabecera municipal de Iguala, desde la noche del 26 de septiembte de 2014.

“Ustedes viven en el alma de Tlachinollan. No somos, de ahora en adelante Tlachinollan sin la lucha de los 43 no somos sin ustedes, porque sus sueños su deseos de justicia y su amor por sus hijos nos han atrapado dentro de su corazón, por eso, poder hablar de la historia de Tlachinollan  en este ultimo trecho de la vida en el estado y en la montaña la palabra pierde fuerza y pierde significado si no nombramos 43, si no decimos Ayotzinapa”, señala la parte inicial de un discurso emitido la jornada del domingo por el antropólogo Barrera Hernández.

Barrera sostuvo que en estos momentos no hay maestros suficientes en las comunidades más apartadas de la Montaña porque los desaparecen, los ejecutan en la autopista del sol o porque a partir de las campañas de desprestigio, se hacen estragos en la pasión de querer enseñar a la gente.

Con su ejemplo de lucha, el director del CDHM sostuvo que los padres de los 43, que soñaban con tener hijos maestros, se han convertido en los verdaderos mentores de una sociedad que los ha observado como reclaman la presentación con vida de sus hijos sin dar nunca un paso atrás,

“ Ustedes abrieron ese camino para que la asistencia jurídica internacional llegue a México y sea una luz para poder iluminar esas sombras donde el gobierno ha inventado verdades solamente para decir que existe muerte, que existe silencio, que existe penumbra, que existe la nada, que domina el caos y que gobierna la delincuencia, no vamos a permitir, que gracias a ustedes  en medio de su dolor no han permitido que sean las cenizas que sea el caos que sean los delincuentes en el poder los que determinen el paradero de sus hijos”, aseveró.

Reconoció que fue a partir de la lucha de los padres de Ayotzinapa, que se levantaron colectivos en Chilapa, Iguala, Chilpancingo y Acapulco para reclamar la presentación con vida de sus seres queridos desaparecidos, lo que también captó la atención de organismos internacionales, que han puesto en duda los trabajos realizados por las autoridades del país.   

En el evento estuvieron representantes del magisterio disidente, del Frente de Tlapa, el Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Parota (CECOP), el Consejo de Comunidades Damnificadas de la Montaña, la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) y una representación de Amnistía Internacional.

   

Deja tu opinión