El líder de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) en Chilpancingo, Adrián Alarcón Ríos dijo que no se hablará más entre sus agremiados de la posibilidad de armarse para hacer frente al hostigamiento de grupos delictivos.

En contraste con ello, dijo, que una propuesta para revertir los altos índices delictivos, pudiera ser que los circuitos de videovigilancia de los negocios adheridos a la COPARMEX, puedan ser integrados al Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4), que actualmente está a cargo de personal de la Secretaría de Seguridad Pública.

De concretarse esa propuesta, el líder empresarial pediría que una comisión de comerciantes sea incluida en las tareas de vigilancia, con una capacitación previa.

Además dio a conocer la existencia de una red de autoprotección de empresarios, en coordinación con la Cámara Nacional de Comercio (CANACO), la cual consiste en un sistema de alertamiento y monitoreo de sus agremiados por mensajería de texto, sin embargo, declaró que esa acción es insuficiente.

Agregó que al no promover la portación de armas, al menos entre sus afiliados, se busca que los empresarios se conduzcan por la vía legal, y dejen la seguridad en manos de las autoridades militares y policiacas.

Alarcón Ríos, no descartó que afiliados a una de las dos cámaras de comercio con más participación en la capital, se hayan armado de manera clandestina, pero explicó que esa situación es particular y no una decisión grupal.

Hasta hace medio año, las dirigencias de la CANACO y la COPARMEX, informaron que mediante escritos, solicitaron a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), les otorgara los permisos correspondientes para la aportación de armas, ante el constante ataque del crimen organizado al sector comercial.

 

Deja tu opinión