La mañana del martes 29 de agosto, 18 integrantes de la comunidad transgénero de Chilpancingo recibieron actas de nacimiento de mujer, ahora  esperan tener más opciones de trabajo, no solo en estéticas, dando show travesti o en la prostitución.

Las actas fueron tramitadas en la Ciudad de México y el papeleo tuvo una duración aproximada de dos meses, en la capital de Guerrero se entregaron a convocatoria de la Dirección de la Diversidad, a cargo de Orlando Pastor.

El funcionario dijo que el documento tiene valides oficial en todo el país, por lo que pasan a ser consideradas legamente como mujeres heterosexuales, de tal suerte que ya pueden contraer matrimonio y solicitar trabajo en el género que eligieron.

“Hay dos sexos; masculino y femenino, ellas son totalmente femeninas, aunque biológicamente en su mayoría son hombres, porque hay todo un proceso para ser chicas transexuales, ellas son transgénero y pueden buscar trabajos destinados para las mujeres”, anotó el director de la Diversidad en el ayuntamiento de Chilpancingo.

Si alguien no los acepta por su condición transgénero, dijo que pueden recurrir a la ley para presentar una demanda por discriminación.

El trámite se consiguió a partir de las iniciativas aprobadas en el nivel nacional a partir de las iniciativas promovidas por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, entre ellas la Ley  de Patrimonio Igualitario, la Ley de Identidad de Género, la adopción y el divorcio.

A partir de dichas disposiciones legales, Orlando Pastor dijo que fue posible llevar a cabo la primer campaña de cambio de identidad de género, en la que se tienen 18 casos de personas que la ley ya reconoce como mujeres.

La entrega de las actas fue atestiguada por Fernando Esteban Ramírez, visitador general de la Comisión Estatal de Derechos Humanos y Celina Ramírez Barajas, directora de la Mujer en el municipio, entre otros.

Katerin Bibián Velazco, originaria de Acapulco, manifestó que el tramite fue posible gracias al respaldo que les otorgó el ayuntamiento de Chilpancingo, por lo que se espera que haya condiciones para superar el problema de marginación y discriminación.

Lo que viene, dijo que es demostrar que tienen la capacidad de desempeñar actividades laborales, siempre apegadas a principios como el de la puntualidad, honestidad y con un buen rendimiento.

Diana Jackelin González, de Chilpancingo, comentó que hasta antes de la identidad femenina, a los transgéneros se les impedía el paso a los baños de mujeres y también a centros de baile.

“Esperamos que ahora se nos abran otras puertas en lo laboral, porque para nosotros si no es en estéticas, dando shows o en la prostitución, ahora debemos superar esa etapa, lo que implica también dar un paso histórico”, anotó.

Deja tu opinión