Por negligencia administrativa a su paso por la SEDATU   

Chilpancingo. La Secretaría de la Función Pública (SFP) inhabilitó para ocupar cargos públicos durante 10 años,  al ex delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), en Guerrero, y actual diputado local, Héctor Vicario Castrejón, al encontrarlo responsable de cometer negligencia administrativa, hecho que el afectado llevará a tribunales.

De acuerdo con el Reporte de Servidores Públicos Sancionados de la SFP, la inhabilitación fue impuesta por el órgano de control interno, por el asunto registrado en el expediente0061/2017, en donde la autoridad responsable determinó que Vicario Castrejón cometió negligencias administrativas durante su periodo como delegado de la SEDATU en Guerrero.

La resolución de la autoridad en contra del  diputado priista se registró el pasado 9 de agosto, y ordenó que el funcionario público quedara inhabilitado a partir del 11 de agosto de este año, hasta el 8 de agosto del 2017; sin embargo, el diputado se presentó a sesionar en la Comisión Permanente del Congreso local, desarrollada ayer, miércoles.

Consultado vía telefónica, el diputado Vicario Castrejón señaló que se presentó a legislar, y no pedirá licencia para separarse del cargo debido a que presentará 21 pruebas en su favor ante la autoridad sancionadora, y en el momento que eso pase, la inhabilitación quedará suspendida.

Señaló que tiene 15 días para presentar las pruebas a su favor ante el órgano de control interno, y si esta instancia no revierte la resolución que dictó en su contra, acudirá al Tribunal de Justicia Administrativa para solicitar un juicio de revocación, por lo que su inhabilitación no es un proceso terminado.

“Yo habré de presentar ante el órgano de control interno 21 pliegos que pediré sean evaluados a efecto de que pueda revertir esta resolución (…) Tengo un plazo de 15 días para presentar al órgano interno. En el órgano interno de control tendrían que determinar una suspensión en lo que se analizan las pruebas que habré de presentar, y si el órgano confirma la resolución, estoy preparado para irme al Tribunal de Justicia Administrativa, y eso tendrá un proceso de aproximadamente año y medio, no es una resolución final”, argumentó.

Vicario Castrejón advirtió que se defenderá jurídicamente, al considerar que en ningún momento, durante su periodo como delegado de la SEDATU en Guerrero, cometió negligencias administrativas. “Me tocó una etapa muy complicada muy difícil, en la que quizá hubo procedimientos que no se hicieron cabalmente, pero no hubo actos de desvío de recursos, de lo que se habla es negligencia administrativa, de algunos procedimientos que trataré que se reviertan”.  

Deja tu opinión