También se desmarca de la autodefensa en Chichihualco

El dirigente de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), Bruno Plácido Valerio, negó que tenga vínculos con Isaac Navarrete Celis, alias El Señor de la I, presunto líder del Cártel de la Sierra.

Los señalamientos de una posible alianza entre Plácido Valerio y el jefe criminal crecieron desde hace meses, con la incursión de la Policía Ciudadana de la UPOEG en varias comunidades de la sierra de Chilpancingo, Leonardo Bravo y Heliodoro Castillo.

En entrevista, el líder de la autodefensa negó los señalamientos y afirmó que no tiene relación con El Señor de la I, ni con algún otro criminal.

De acuerdo con Plácido Valerio, la UPOEG tiene una fuerza de 5 mil 600 policías ciudadanos distribuidos en varias localidades de las regiones Costa Chica, Acapulco, Centro y Sierra.

Reconoció que dicha estructura resulta de interés para los grupos delictivos, por lo que no descartó que haya “infiltrados” en las filas de la Policía Ciudadana.

Sn embargo, insistió en que ni él como dirigente, ni la UPOEG como organización, tienen alianza con la delincuencia organizada.

“Uno de los objetivos principales por los que surgió la UPOEG hace cuatro años es defender a la población ante la inseguridad y no se puede desviar ese proyecto para otros fines. Infiltrados puede haber, pero para eso están las asambleas de los pueblos, para depurarlos”, expuso el líder indígena.

Plácido Valerio comentó que ha recibido llamadas y mensajes de la delincuencia con amenazas de muerte.

Hasta el momento, dijo, ningún líder criminal lo ha buscado para convertir a la Policía Ciudadana en el brazo armado de alguna estructura delictiva.

Y si algún día lo hicieran, afirmó que no entregaría el movimiento.  

“El objetivo principal es buscar la tranquilidad de los pueblos, no prestarse a otros fines. Si lo hiciera, estaría cometiendo los errores que tanto he criticado de otros”, aseveró.

En este sentido, se le cuestionó sobre la operación de la UPOEG pueblos de la sierra que se dedican a la siembra de amapola.

“Es un asunto del que no hay que espantarnos”, respondió Plácido Valerio. “En la sierra se siembran enervantes porque han faltado políticas públicas”.

Por ello, insistió en que “todos los pueblos son bienvenidos en la UPOEG”, con el único requisito de que conformen una asamblea comunitaria y a partir de allí se tracen los objetivos, se conforme y se controle su policía ciudadana.

¿Son bienvenidos todos los pueblos?, ¿incluso los que abiertamente se dedican a la siembra de enervantes?, se le cuestionó.

“Todos. Aquí lo primero que hay que atender es un problema de inseguridad. No podemos generalizar a todos los pueblos de la sierra como criminales, no podemos satanizarlos. Cada cosa tiene un origen y a esa profundidad hay que resolverlo”, sentenció.

Plácido Valerio reveló que, si bien hasta ahora ha sido el líder y vocero de la UPOEG, “más adelante se conformará un Consejo Estatal de Representación de los Pueblos”.

De tal manera, sería la estructura estatal la que defina el rumbo de la organización y no él como líder único.

También manifestó su disposición de “presentar a todos los elementos de la Policía Ciudadana, por municipio, ante las asambleas de los pueblos, para que desfilen y públicamente se depuren”

Además, dijo que ya están consensando la propuesta de presentar a los elementos de la UPOEG ante los gobiernos estatal y federal, para que si alguno tenga señalamientos como criminal, sea depurado de la organización.

El objetivo, según Plácido Valerio, es demostrar que la UPOEG no se sirve ni le sirve a la delincuencia.

Deja tu opinión