La incursión de 80 presuntos sicarios en la comunidad de Polixtepec, municipio de Leonardo Bravo dejó el saldo de un muerto y un herido, lo que propició el despliegue de policías rurales, personal militar y de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal.

De acuerdo con información confirmada con el Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), la tensión se generó desde las 09:00 horas del martes 22 de agosto, cuando habitantes de Polixtepec escucharon detonaciones de arma de fuego en la periferia.

Pasado el mediodía, un helicóptero de la SSP realizó sobrevuelos de reconocimiento en las inmediaciones de dicha comunidad, sin detectar movimientos extraños.

Ante la inactividad observada desde el aire, la aeronave amplió la supervisión hacia las comunidades de Corral de Piedra, Yextla, Izotepec y Filo de Caballos, sin detectar nada que alterara el orden.

Para las 14:00 horas, de Filo de Caballos se desplazó un grupo de 34 elementos la Policía Rural hacia Polixtepec, ellos fueron quienes confirmaron la presencia de por lo menos 80 pistoleros que rondaban dicho asentamiento humano.

Aunque los rurales fueron recibidos a balazos, ninguno fue impactado por las balas de los civiles armados, se parapetaron en la comisaría y solicitaron el envío de refuerzos.

De una Base de Operaciones Mixtas se desplegaron 30 elementos del Ejército Mexicano y ocho grupos de la Policía del Estado, los que llegaron a la localidad atacada poco antes de las 15:00 horas.

Militares y policías se introdujeron al camino por el que pobladores reportaron el arribo de los 80 desconocidos, al llegar a lo que se conoce como el Cerro del Pedregoso observaron un plantío de amapola, dentro de este encontraron el cadáver de un hombre de aproximados 45 años de edad.

La víctima  vestía una camisa a cuadros, pantalón café y botas, cerca de él estaba una pistola escuadra con manchas de sangre.

Más adelante ubicaron a un menor de aproximados 14 años de edad con una herida de bala en el hombro, lo aseguraron y trasladaron hacia el pueblo, en donde su padre, un señor de nombre Ausencio Barragán reclamó su resguardo.

Para las 18:30 horas, militares y policías asumieron el control de la comunidad, el herido fue declarado estable y de la víctima mortal todavía no se conocía la identidad.

En el cerro “El Pedregal” se ubicaron por lo menos diez plantíos de amapola.

De acuerdo con habitantes de Polixtepec, los hechos de este martes están relacionados con la pugna que existe entre grupos del crimen organizado, quienes disputan el control de las zonas utilizadas para la siembra de amapola.

Deja tu opinión