Sagarpa no cumplió un acuerdo pactado con el municipio 

El alcalde Marco Antonio Leyva Mena reprochó el hecho de que 80 millones de pesos que estaban destinados para el rastro de Chilpancingo, de ultima hora fueron enviados hacia el puerto de Acapulco.

En el inicio de la semana, el ayuntamiento de la capital de Guerrero reconoció la existencia de un grave problema sanitario en el rastro municipal, debido de la acumulación de restos generados por los animales que no son sacrificados.

Comentó que en el inicio de su periodo de gestión, pese a la falta de recursos, se canalizaron casi 600 mil pesos para evitar problemas generados por contaminación en el rastro.

Hasta el momento dijo que no se han generado complicaciones por la ausencia de un espacio adecuado para canalizar los desechos del ganado sacrificado en las instalaciones del rastro, pero advirtió que si no se atiende de manera oportuna, ahí se puede generar una nueva crisis sanitaria.

En esa parte recordó que existe un compromiso no cumplido por parte de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (Sagarpa) del Gobierno de la República.

“Vino el titular de la Sagarpa a nivel nacional, le hice el planteamiento del rastro, se metieron los papeles y ese recurso se lo quitaron a Chilpancingo para dárselo al rastro de Acapulco”.

El alcalde Leyva Mena agregó: “Acapulco nos quitó el dinero de nuestro rastro, eran cerca de 80 millones de pesos”.

Ese recurso, dijo que era sumamente importante para mejorar las condiciones de trabajo en la capital del estado.

    

Deja tu opinión