Trabajadores de la Normal Rural de Ayotzinapa y la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) buscan su regularización salarial, ya que hasta el momento no están incorporados al Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa (FONE), que entrará en vigor en enero de 2018.

En primera instancia, trabajadores sindicalizados de la Normal Rural de Ayotzinapa se concentraron en la entrada principal de Palacio de Gobierno, en donde reprocharon que hasta el momento no han sido atendido con carácter resolutivo por el titular de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), José Luis González de la Vega Otero.

Dijeron que en son 13 los trabajadores de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos no incorporados al FONE, diez académicos y tres administrativos, todos ellos con el riesgo de quedarse fuera del sistema de pagos cuando el FONE entre en vigor.

De momento, explicaron que los 13 no incorporados al FONE ya sufren las consecuencias, porque no se les toma en cuenta al momento de solicitar algún beneficio de carácter social.

Mientras los trabajadores de Ayotzinapa se concentraban en Palacio de Gobierno, representantes de la UPN y de Normales Públicas se reunieron en el teatro hundido de la alameda Granados Maldonado.

Jesús Almazán Juárez, vocero del Frente de Nivel Medio Superior, refirió que ya se está proyectando un paro laboral de 24 horas en dicho nivel.

En primer lugar, dijo que son 138 los trabajadores no incorporados al FONE, los que también reclaman que se les tome en cuenta, pues ven que su permanencia en  el empleo quedará en riesgo a partir del 1 de enero de 2018.

Almazán Juárez refirió también que son varias las claves que solicitan, pero que la SEG hasta el momento no responde con el argumento de que tampoco les autorizan ningún movimiento en el centro de la República.

Ambos grupos de inconformes esperan que este miércoles sean recibidos por el gobernador Héctor Astudillo Flores, probablemente en la residencia oficial Casa Guerrero.

Deja tu opinión