Ambos hechos enrarecen el ambiente preelectoral en Guerrero

El Congreso local guardó un minuto de silencio en memoria del luchador social, Ranferi Hernández Acevedo y del ex alcalde de Zitlala Francisco Tecuchillo Neri, asesinados este fin de semana.

Durante la jornada legislativa del martes, el diputado Perfecto Rosas Martínez solicitó la palabra en tribuna para referirse a los crímenes registrados los días viernes y sábado pasados, en las inmediaciones de Chilapa.

De primera instancia solicitó que el Pleno guardara un minuto de silencio en memoria de Bernardo Ranferi Hernández Acevedo y Francisco Tecuchillo, ambos identificados con la izquierda partidista en el estado de Guerrero.

En la participación que tuvo en tribuna, el diputado Rosas Martínez refirió que es un hecho que las estrategias que se  implementan en materia de seguridad pública no han funcionado, así como tampoco los trabajos que realiza la Fiscalía General del Estado (FGE), porque la mayoría de los autores de los crímenes cometidos en la entidad disfrutan de impunidad.

De hecho, dijo que a estas alturas, por como están las cosas, el titular de la FGE, Xavier Olea Peláez debe presentar su renuncia con carácter irrevocable.

Destacó que por la forma en que fueron asesinados ambos dirigentes sociales, Rosas Martínez refirió que se tiene la certeza de que ambos hechos no son producto de situaciones fortuitas, pues en ambos casos se habla de personajes públicos, inmersos de lleno en actividades políticas.

Ambos homicidios, dijo que de manera invariable enrarecen el ambiente político-electoral, pues el proceso electoral de 2018 se anticipa que será sumamente competido.

Recordó que la violencia en la zona en que fueron asesinados Ranferi Hernández y Francisco Tecuchillo está completamente fuera de control, pues “ahí se cometen asesinatos a cualquier hora del día; hay levantones, secuestros y desapariciones forzadas”.

“Estamos hablando de un territorio que a cada rato visitan los más altos mandos de la Marina y la Secretaría de la Defensa, un territorio que ha sido experimento de coordinación entre cuanta coordinación policíaca existe; desde la Marina, el Ejército, Gendarmería, policía estatal y hasta municipales”.

Agregó: “Todos han llegado a Chilapa; juntos o separado y los resultados han sido nulos”.

Les falla la memoria

La participación del diputado Rosas motivó una replica de la priista Pilar Vadillo Ruiz, quien señaló que por ser un integrante nuevo en la Legislatura vigente, su antecesor en la palabra pudo ser manipulado por otro legislador para subir a tribuna.

Vadillo Ruiz recordó que la violencia se salió de control mucho antes de que asumiera el poder el actual gobernador, Héctor Astudillo Flores, ya que en realidad el momento más cruento en materia de criminalidad se vivió a partir de 2006, cuando era gobierno en Guerrero el PRD.

“2006 a 2011 fue catastrófico, tremendo, comenzamos a conocer la inseguridad pero de manera exacerbada, con rasgos de actos que la palabra barbarie se queda corta”, apuntó.

Sostuvo que el actual gobernador tomó las riendas de la administración pública en condiciones deplorables, pues prácticamente “se sacó la rifa del tigre” y sin embargo, ha manejado adecuadamente la parte que le corresponde.

Calificó como corta la memoria de los representantes del PRD, también les recriminó el hecho que no se tome en cuenta a las víctimas del crimen que no tienen notoriedad política, lo que implica una expresión discriminatoria.

“La tragedia en Guerrero se construyó cuando no gobernábamos la nación, no gobernábamos Guerrero y tampoco gobernábamos Acapulco”, destacó

Deja tu opinión