Durante la madrugada del martes, 42 autodefensas de la comunidad de Mezcala fueron trasladados al penal de Acapulco, en donde enfrentarán el proceso penal que se les ha iniciado por delincuencia organizada y portación ilegal de arma de fuego.

De acuerdo con el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), Roberto Alvarez Heredia, un juez de control federal decretó la legalidad en la actuación de la Policía del Estado al momento de detener a 42 civiles armados, los que se autodenominan como policías comunitarios de Mezcala, municipio de Eduardo Neri.

El vocero indicó que la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) imputó a los integrantes de la autodefensa los delitos de portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército Mexicano, portación de arma sin licencia, posesión de cartuchos de uso exclusivo, privación ilegal de la libertad y delincuencia organizada.

Este último modelo, en la modalidad de utilizar vehículos robados y robo de vehículos.
A los s 42 detenidos se les impuso la medida cautelar de prisión preventiva mientras se lleva a cabo la audiencia de vinculación a proceso, por lo que fueron trasladados al Centro de Reinserción Social de Las Cruces, en el puerto de Acapulco.

El traslado se desarrolló con el resguardo de personal militar, la Policía Federal (PF) y la Policía del Estado.

El jueves 26 de octubre, la Policía del Estado detuvo a 49 integrantes de la autodefensa que opera en ocho comunidades del municipio de Eduardo Neri, luego de que irrumpieran con la intención de detener a un menor de edad, al que acusaron de cometer el robo de una motocicleta.

La jornada del domingo 29, siete salieron de la delegación de la PGR en Chilpancingo, por ser menores de edad, aunque fueron canalizados al albergue tutelar.

Este martes 31, pese a la protesta de las comunidades en que operan, los civiles armados fueron canalizados al puerto de Acapulco, en donde esperarán el desahogo del proceso penal iniciado por la presunta comisión de delitos federales.

Deja tu opinión