No tienen clases por amenazas del crimen organizado

El gobierno estatal puso en marcha un dispositivo de seguridad encaminado a generar la certeza que profesores y padres de familia necesitan para reabrir un promedio de cien escuelas de nivel básico en la cabecera municipal y comunidades aledañas, las que permanecen cerradas a partir de supuestas amenazas de grupos del crimen organizado.

La mañana del lunes, el gobernador Héctor Astudillo Flores encabezó una reunión del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), en la que participó el alcalde de Chilapa, Jesús Parra García, además de mandos de la Policía Federal (PF) y del Ejército Mexicano.

La intención del encuentro fue recibir información que permita orientar acciones que servirán para garantizar la protección de maestros y alumnos, ante las advertencias que se han difundido a través de redes sociales, en el sentido de que habrá agresiones en caso de que se reanuden las actividades académicas.

El jefe del Poder Ejecutivo local sostuvo que ya hay operativos en la carretera que va de Chilpancingo hacia Tixtla y de ahí llega hacia Chilapa , por lo que falta ampliar las acciones de vigilancia en las escuelas.

Una vez terminada la reunión del GCG, el jefe del Ejecutivo ordenó que se quedaran varios equipos de trabajo, con la intención de afinar bien las acciones que se pondrán en marcha durante los próximos días.

De acuerdo con el recuento que se hizo durante la reunión, que se prolongó por espacio de dos horas, el dato que tomó mayor fuerza fue de la existencia de cien escuelas cerradas a consecuencia de las supuestas amenazas de grupos delictivas, de ellas, 64 están ubicadas en la cabecera municipal.

La causa del cierre de las escuelas, de acuerdo con el jefe del Ejecutivo local, es la pugna entre dos grupos del crimen organizado, los que de manera recurrente dejan a la población civil en medio de su confrontación.

Deja tu opinión