Por espacio de una hora, habitantes del fraccionamiento “El Mirador”, quienes resultaron afectados por la tormenta tropical Manuel y el huracán Ingrid, en septiembre de 2013 bloquearon parcialmente la Autopista del Sol, en la entrada sur de Chilpancingo.

Los manifestantes son familias que hasta septiembre de 2013 vivían en barrancas y laderas de cerros, por lo que sus viviendas fueron destruidas durante las lluvias atípicas provocadas por los fenómenos hidrometeorológicos de septiembre 2013.

Durante las acciones de reconstrucción impulsadas por el gobierno estatal, fueron reubicados en el fraccionamiento El Nuevo Mirador, en donde a cuatro años de distancia no cuentan todavía con las escrituras que los amparen como dueños de las viviendas que ocupan.

Tambien denuncian daños en las viviendas asignadas, algunas incluso ya declaradas como inhabitables.

Como no han sido atendidos, los inconformes decidieron cerrar los carriles norte-sur de la carretera de cuota, con dirección al puerto de Acapulco.

Hasta dicho punto llegó el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (SEDATU) José Manuel Armenta Tello, quien reconoció que la delegación a su cargo no cuenta con recursos suficientes para desahogar el proceso de escrituración para más de 500 familias.

El bloqueo se liberó alrededor de las 10:00 horas, los inconformes aceptaron ir a una mesa de dialogo con las autoridades en las instalaciones del Palacio de Gobierno.

Deja tu opinión