Para consolidar La Paz

El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza respaldó el pacto por la paz que propuso el gobernador Héctor Astudillo Flores, pero sugirió que para garantizar la gobernabilidad del estado, se tome en cuenta a los grupos delictivos que operan en las siete regiones.

En Chilpancingo, Rangel Mendoza manifestó que siempre ha estado a favor del dialogo como un instrumento para mantener la paz, sin embargo, aclaró que el dialogo no debe ser de sordos ni darse solamente entre amigos.    

Recordó que de manera recurrente, en el país se dan a conocer estadísticas en las que Guerrero aparece como último lugar en cuanto a los indicadores de desarrollo y prosperidad.

Manifestó la necesidad de rezar porque las personas encaminadas a promover la firma del Pacto por la Paz lo consigan, porque dicho acuerdo será un instrumento importante para reinstalar la tranquilidad en Guerrero.

Cuestionado sobre el tema, consideró como una forma inteligente de hacer trascender al pacto, al hecho de incorporar a los grupos delictivos.

Argumentó: “Si vamos a dialogar solo entre amigos, entre la gente que nos va a echar porras ¿pues qué dialogo es ese? Es un dialogo ya viciado, trunco y manco”.

En todo caso, dijo que lo socialmente útil es abrir todo el abanico para incorporar a todos los actores que inciden en la vida pública, pues solo de esa manera, aseguró que se podrá consolidar la paz para el estado de Guerrero.

Deja tu opinión