Sin el aval de la esposa, que es la que ha solicitado que prevalezca la búsqueda, la Fiscalía General del Estado (FGE) pretende entregar a la familia paterna el supuesto cadáver de un hombre que está reportado como desaparecido desde 2015, en el municipio de Zitlala.

Brenda Navarrete Romero, integrante del área jurídica del Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, explicó que desde hace dos años, dicha organización no gubernamental acompaña a familiares de personas desaparecidas en Chilapa, Zitlala y Ahuacoutzingo, principalmente.

Al Centro Morelos se acercó Regina Cervantes Teopancin, esposa del taxista Roberto Zapoteco Chinito, quien fue desaparecido de la base de taxis de Zitlala el 5 de marzo de 2015, cuando un grupo de hombres armados irrumpió en dicho lugar y se lo llevó por la fuerza.

El 8 de marzo, la esposa presentó la denuncia ante el Ministerio Público del Fuero Común (MPFC), por lo que se inició una investigación que aún permanece inconclusa.   

La mañana del viernes, la señora Cervantes Teopancin se enteró de que el cadáver de su esposo regresaría hacia Zitlala, pero ella nunca recibió ninguna notificación oficial.

Recordó que hay un dictamen emitido por la Fiscalía General del Estado (FGE), que indica que un cuerpo encontrado en una zona de fosas comunes, ubicada en Chilapa de Alvarez corresponde al de su esposo, sin embargo ella no confía en los trabajos de la dependencia, por eso requirió la intervención del Equipo Argentino de Antropólogos Forenses (EAAF).

El supuesto cadáver del taxista Zapoteco Chinito es uno de siete que trabajaron parcialmente los peritos argentinos que permanecieron durante dos semanas en el forense de Chilpancingo.

Los integrantes del EAAF informaron al Centro Morelos que los trabajos realizados en siete de los nueve cadáveres que pretendían revisar, estarán listos hasta febrero de 2018, hasta entonces, la señora Regina dijo que no aceptaría ningún cadáver.

Sin embargo, la FGE logró que el padre y las hermanas del taxista dieran por bueno el dictamen que ya existe, con la intención de cerrar el capítulo y dejarlo sepultado.

Regina Cervantes cuestiona la determinación, porque la familia de su esposo había renunciado a la búsqueda, sin explicar sus razones.    

Esa discrepancia  generó el conflicto que motivó a los integrantes del Centro Morelos a buscar el contacto con los medios de comunicación, para alertar sobre la posible entrega de un cadáver cuya correspondencia no está confirmada.

Deja tu opinión