Era un hombre con fuerza política, reconoce el gobernador

La Comisión Política Permanente del PRI guardó un minuto de silencio en memoria del Arturo Gómez Pérez, alcalde perredista de Petatlán, quien fue asesinado a balazos la noche del jueves 28 de diciembre, en la Costa Grande de Guerrero.

La CPP del partido tricolor se reunió la mañana del sábado 30 en Chilpancingo, para aprobar la coalición con el PVEM en el estado de Guerrero y ratificar el acercamiento que hay a nivel nacional con el Partido Nueva Alianza (Panal).

En dicho encuentro de la cúpula tricolor, el gobernador Héctor Astudillo Flores lamentó los hechos de violencia que se han registrado en la entidad durante los últimos días, particularmente por el asesinato del primer edil de Petatlán.

Sobre ese caso en particular, el gobernador recordó que Gómez Pérez antes de sumarse al PRD fue militante del PRI, de tal suerte que en 2011 fue presidente del Comité Municipal en Petatlán, dejando siempre a salvo una buena relación con sus ex compañeros de partido.

“Siempre, aún no siendo parte de nuestro partido tuvo una actitud de un gran respeto y de una gran disposición para trabajar con su servidor, el gobernador”, destacó.

Por esa razón, dijo que no se debe dejar de anotar que lo sucedido en contra del médico veterinario Arturo Gómez fue un hecho muy grave, que lastima el sentimiento de muchas familias y de un pueblo, el cual reconoció “era gobernado acertadamente”.

Bajo dicha circunstancia, Astudillo Flores solicitó que se guardara un minuto de silencio en memoria del asesinado alcalde de Petatlán, lo que fue acatado por los integrantes de la Asamblea Permanente del PRI-Guerrero, integrada por senadores; diputados federales, diputados locales, alcaldes, síndicos, regidores, delegados federales y secretarios de despacho.

Después, el mandatario dirigió sus condolencias a la familia de Gómez Pérez, con la que dijo tener una relación cercana.
Antes, en la entrevista con trabajadores de los medios de comunicación, el gobernador Astudillo Flores reconoció que el alcalde abatido era un activo importante en la Costa Grande, el cual pese a las diferencias partidistas tenía el reconocimiento del Ejecutivo local.
Con él, dijo que su relación era muy buena, con quien tenía mucho contacto en el trabajo, razón por la que Petatlán fue el municipio que más visitó en los últimos meses, principalmente para inaugurar obras.

“Sin duda era un hombre con fuerza política, el gobernador es el primero en reconocerlo”, aseveró.

Deja tu opinión