Son 822, no pertenecen a ningún sindicato

Aproximadamente 822 empleados no sindicalizados de la empresa minera canadiense Media Luna,  temen  perder su empleo por el conflicto sindical que desató una serie de protestas, ya que por pérdida de activos la empresa podría cerrar sus puertas.

Los trabajadores acudieron al Congreso local para pedir la intervención de los legisladores en el tema, y mientras algunos diputados señalan que la solución más rápida es que establezcan su propio sindicato, los trabajadores rechazan la propuesta.

La mañana de este martes, una representación de trabajadores y proveedores de la empresa Minera Media Luna acudió al Congreso del Estado para reunirse con diputados.

Los recibió el priista Antelmo Alvarado García, dirigente de la CTM, en la sala legislativa Francisco Ruiz Massieu.

El pasado 3 de octubre, trabajadores sindicalizados bloquearon las instalaciones de la minera Media Luna para expresar su desacuerdo en seguir perteneciendo al sindicato de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), que es la que tiene la titularidad con la empresa, ya que pretenden formar parte del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana.

Pero los trabajadores que acudieron este día al Congreso afirmaron que no pertenecen a ningún sindicato, por lo que piden que se les permita regresar a su centro de trabajo lo antes posible, para no perder su empleo.

Durante la reunión, Antelmo Alvarado, secretario general de la Federación de Trabajadores del Estado de Guerrero, agremiada a la CTM, expresó que la solución al problema es que los trabajadores conformen su propio sindicato por lo que les  ofreció  brindarles la asesoría y los mecanismos necesarios para llevarlo a cabo.

“La única solución pronta que veo es esa, que creen su propio sindicato, no es un enfrentamiento es una situación de carácter pacífico”, señaló.

En representación de los trabajadores, Edel Ojeda Bustamante, respondió que no aceptaban dicha propuesta:

“Con todo respeto, no nos confunda, nosotros no queremos hacer un sindicato ni nos interesa meternos a un sindicato,  los respetamos pero no nos confunda o nos trate de confundir, esta es una reunión donde les queremos pedir a ustedes como diputados locales, representantes legislativos que busquen una ruta que nos permita regresar a nuestro centro de trabajo sin provocar violencia o enfrentamiento”.

Después de dos horas de reunión únicamente acordaron ser vínculo de diálogo con el gobierno del estado y que la petición de los trabajadores no sindicalizados  serán incluidos en un informe que entregará el diputado Antelmo Alvarado al gobernador Héctor Astudillo Flores.

Posteriormente, en entrevista el vocero del movimiento en pro de la reactivación de la mina, Renato Ravelo Rodríguez, informó que son 822 trabajadores directos y mil 300 proveedores los que están sin trabajar.

“Respetamos el tema sindical, no queremos meternos en ese tema porque es un asunto que los trabajadores tienen que resolver, nosotros únicamente queremos trabajar”.

Consideró que ya no hay motivos para que sus compañeros sindicalizados mantengan el bloqueo en las instalaciones, ya que tiene conocimiento que el tema sindical se resuelve en la Junta de Conciliación y Arbitraje, “desde antes que se iniciara con el bloqueo los dirigentes de los sindicatos ya habían solicitado la titularidad por los contratos, por lo que creemos que el bloqueo es una medida de cohesión”. 

Adelantó que tiene información que en próximas fechas se realizará una audiencia entre los dos sindicatos, donde los trabajadores elegirán el sindicato que los va a representar.

Puntualizó que su preocupación es por las decisiones que pudiera tomar la empresa como el riesgo de cerrar sus instalaciones, “cualquier negocio tiene un tiempo de aguantar cualquier adversidad, la empresa tiene un mes que nos está pagando salarios y todo el costo de operación”.

La empresa comunicó al cooperativo que tienen una perdida diaria, únicamente por el bloqueo de los trabajadores, de 750 mil dólares.

“Nosotros esperamos que la empresa pudiera aguantar lo más posible esta situación, pero nuestra preocupación es grande, la gente está desesperada no hay flujo de efectivo, hay un paro completo de las actividades en la empresa”.

Indicó que son cinco las localidades aledañas a la zona  que se ven afectadas, pues prestan sus servicios de manera indirecta a la empresa y a trabajadores que ahí laboran. 

El vocero de los trabajadores informó que el 63% de la plantilla laboral son guerrerenses y de ese porcentaje el 43% es local.

Recalcó que a pesar de las pérdidas, los trabajadores que se presentaron a laborar cuando lo solicitó la empresa han percibido su salario de manera ininterrumpida, pero como los paristas no les dan el acceso total les es imposible realizar el trabajo en forma.

 

Deja tu opinión