El alcalde Jesús Tejeda Vargas reconoció que desde que la policía preventiva municipal fue “acuartelada” y sus elementos relevados en los trabajos de vigilancia, hay la percepción de más seguridad entre los habitantes de Chilpancingo.

Tejeda Vargas comentó que a partir de toda la información que se ha generado en torno a la policía preventiva municipal, su administración ha solicitado que se inicie un nuevo proceso de certificación, para que haya confianza entre la ciudadanía.

Recordó que son 120 los elementos que actualmente están puestos a disposición, acuartelados y en espera de que se resuelva su situación legal, ya que se les investiga por la posible vinculación en la desaparición y asesinato de dos jóvenes.

Manifestó que en la comuna están en el ánimo de mejorar en el tema de seguridad, por lo que se avanza, aunque quizá no al ritmo deseado.

Cuestionado sobre el tema, dijo que “se percibe un mejor ambiente en la ciudad”, a partir de que los elementos de seguridad pública dejaron las calles y fueron relevados por la Policía del Estado, la federal y el Ejército Mexicano.

Cuestionado sobre la información que se le ha requerido, dijo que no conoce el contenido de las grabaciones captadas por las cámaras colocadas en la barandilla, principalmente de la noche del 30 y la mañana de 31 de diciembre de 2017, cuando dos jóvenes fueron sacados para entregarlos a una célula delictiva que los asesinó.

Eso, dijo que en su momento lo informará la Fiscalía General del Estado (FGE).

Deja tu opinión