“Nosotros no vamos a tomar partido”, aclara el gobernador

El gobernador Héctor Astudillo Flores manifestó que respeta la posición que la oficina de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tiene respecto a la intervención policíaca en la comunidad de La Concepción durante la jornada del domingo 7 de enero, cuando murieron once personas y 38 fueron detenidas.

El viernes 12 de enero, la oficina de Derechos Humanos de la ONU dio a conocer información relacionada con lo sucedido en la comunidad ubicada en la zona rural de Acapulco.

Jan Jarab, representante del Alto Comisionado de la ONU consideró que en La Concepción la policía procedió sin atender los protocolos que existen en la materia, lo que derivó en la comisión de actos que constituyen violaciones graves a los derechos humanos.

El comunicado de la oficina del Alto Comisionado de la ONU refiere que se han detectado “fuertes elementos de convicción sobre la existencia de violaciones de derechos humanos cometidas por parte de los cuerpos de seguridad durante el operativo (policíaco y militar) en La Concepción”.

Entre los excesos cometidos se encuentran la tortura y malos tratos, fabricación de pruebas, allanamientos y condiciones indignas de detención”.

“Yo respeto a las posiciones que se extiendan sobre esos asuntos”, dijo el gobernador al término de un evento en la cabecera municipal de Eduardo Neri, en la región Centro de la entidad.

Agregó que su administración está pendiente para hacer las aportaciones correspondientes a la ONU-DH en torno al tema.

Y puntualizó: “Nosotros no agarramos bando, ni nos colocamos de un lado o de otro”, señaló en forma escueta.

       

Deja tu opinión