Trabajadores de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado para Chilpancingo (CAPACH) pararon labores para exigir la liberación de pagos que les adeudan desde diciembre de 2017.

Desde las 08:00 horas del miércoles, los empleados de la paramunicipal decidieron cerrar las instalaciones del edificio en que trabajan diariamente, ubicadas en el barrio de San Mateo.

Los manifestantes están incorporados a la sección XXXII del Sindicato Unico de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), cuyo secretario es David Encino López y quien manifestó que hasta el momento no se les cubre la segunda parte del aguinaldo.

Otra causa de la protesta, es que hasta el momento no se les cubre la prima vacacional correspondiente a 2017, pese a que Chilpancingo forma parte de los municipios que fueron apoyados por el gobierno estatal, precisamente para que estuviera en condiciones de cumplir con sus responsabilidades con la base trabajadora.

Los empleados recordaron que antes de que cerrara el ejercicio fiscal pasado, ellos se movilizaron en el primer cuadro de la ciudad para exigir que se les liberaran los pagos, ya que también les debían lo correspondiente al aguinaldo.

Se llegó el fin de año sin que la administración resolviera el planteamiento, razón por la que volvieron a manifestarse en las puertas del ayuntamiento el pasado 8 de enero, sin que lograran que se les resolviera en los términos que planteaban.

Encino López advirtió que los trabajadores sindicalizados de la Capach no descartan la posibilidad de radicalizar sus acciones, porque hasta el momento la presión ejercida no ha generado resultados.

Deja tu opinión