El conflicto generado por el anuncio del alcalde con licencia, Marco Antonio Leyva Mena, para regresar a la administración municipal, podría ser una cortina de humo para desviar la atención del problema de violencia que afecta a la capital de Guerrero, opinó el dirigente de la sección 28 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), J. Natividad Adame Martínez.

En entrevista, se refirió a las desapariciones y asesinatos de jóvenes ocurridas a inicios de año: “qué casualidad que aparece Marco Antonio en una rueda de prensa, exactamente cuándo tenemos en Chilpancingo varios desaparecidos, cuando tenemos asesinatos y hace su mitote para desviar la atención, es una cortina de humo y ahí nos llevan entre los pies a nosotros”, expresó.

El pasado 08 de enero Leyva Mena reapareció públicamente en una reunión con representes de colonias populares de Chilpancingo, donde anunció su interés de retomar la alcaldía, después de la licencia que a mediados de octubre del año pasado le autorizó el Congreso del Estado.

Esto, días antes de que familiares de jóvenes desaparecidos acusaran a la Policía Preventiva Municipal de participar en la desaparición de sus familiares, y que los jóvenes Jorge Arturo Vázquez Campos y Marco Catalán Cabrera, aparecieran muertos al norte de la capital, después de ser liberados de barandillas.

Posteriormente el Gobierno del Estado a través de la Secretaria de Seguridad Publica tomó el control de la seguridad del municipio, mientras la Fiscalía General del Estado investiga a los efectivos de la Policía Preventiva Municipal.

Deja tu opinión