El titular de la Secretaría de Finanzas del Gobierno estatal, Héctor Apreza Patrón sostuvo que no hay margen de maniobra para que los servidores públicos utilicen recursos con motivaciones electorales, quien lo haga, sabe que cometerá un delito y será sancionado.

En Chilpancingo, el titular de Finanzas de la administración estatal, refiere que la instrucción que los integrantes del gabinete tienen es muy clara, va en el sentido de aplicar el recurso público estrictamente para los fines que se han destinado en el presupuesto aprobado por el Congreso local.

Ese criterio se impone independientemente de que haya elecciones o no, al final de cuentas, existen órganos de control para vigilar el manejo de los recursos.

En ese contexto, refirió que el destino de los recursos es beneficiar a la población, si alguien toma la decisión de darle otra orientación al dinero, se coloca en el supuesto de una irregularidad que está sancionada.

Indicó: “Las áreas ejecutoras de recursos, desde el primer día de la administración estatal hemos tenido la instrucción del gobernador, de que el recurso del pueblo es para el pueblo”.

Reconoció que la de 2018 será una elección sumamente competida y en consecuencia muy vigilada, razón por la que todos los servidores públicos tienen claro cual es la ruta a seguir.

En abono a dicha certeza, dijo que muchos de los servidores públicos que tenían el interés de incidir en el proceso electoral venidero ya renunciaron a sus cargos, de tal suerte que algunos ya son candidatos y se alistan para participar, sin que representen ninguna complicación para el ejercicio gubernamental.

Deja tu opinión