El gobierno reprocha que la autodefensa no maneje información precisa sobre los hechos  

Luego de varios ataques armados en las bases que la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) tiene en la zona del Valle de Chilpancingo, las autoridades comunitarias ordenaron la suspensión de clases hasta en tanto pasan los momentos de tensión, el Grupo de Coordinación Guerrero (GCG) sugirió que la organización presente una denuncia penal por ese tipo de hechos.

La madrugada del miércoles, las bases que la Policía Ciudadana (PC) de la UPOEG tiene en las comunidades de Rincón de la Vía, Buena Vista de la Salud y El Ocotito, en lo que se conoce como El Valle fueron atacadas a balazos, en algunos casos se escuchó el estruendo similar al de una granada.

La alerta se propagó rápidamente en redes sociales, consignando de manera extraoficial el saldo de varias personas muertas y heridas.

Sin embargo, durante la mañana del miércoles, una vez que la Policía del Estado y personal del Ejército realizaron un recorrido por la zona, solamente confirmaron los ataques a balazos por la cantidad de casquillos percutidos que se encontraron cerca de las bases de operaciones de la UPOEG, pero no se confirmaron pérdidas de vidas humanas ni lesionados.

La información sobre el asunto fue confirmada por el gobernador Héctor Astudillo Flores y posteriormente por el alcalde de Chilpancingo Jesús Tejeda Vargas, quien agregó que ya la Policía del Estado se encontraba en el control de la zona.

Sin embargo, la comisaría del Ocotito emitió un comunicado en el que da a conocer la suspensión de clases en todos los niveles educativos, hasta en tanto se normaliza la situación y se despeja el riesgo de más enfrentamientos.

Es la tercera ocasión en lo que va del año, que las comunidades del Ocotito, Mohoneras, Cajeles, Cajelitos, Buena Vista de la Salud, dos Caminos y Rincón de la Vía suspenden clases como consecuencia de los ataques en contra de la UPOEG.

En redes sociales, personas filiales a la UPOEG denuncia ron que la de la madrugada del miércoles 20 de febrero, así como por lo menos dos ataques más han sido planeadas y ejecutadas por un grupo del crimen organizado, en referencia a Los Ardillos, cuya base de operaciones principal está en el municipio e Mochitlán.

Al respecto, el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), Roberto Alvarez Heredia manifestó que la UPOEG ha manejado información sumamente imprecisa sobre los hechos, razón por la que se hace indispensable que acuda ante las autoridades ministeriales para que aporte todos los elementos posibles.

Alvarez Heredia sostuvo que alrededor de las 03:30 horas del miércoles, hubo llamadas al 911 en las que se alertó sobre un ataque contra la base de la UPOEG en Buena Vista con saldo de un herido, supuestamente a partir de la incursión de un grupo delictivo.

Durante la mañana, cuando la policía del estado se presentó a dicha base, los de la UPOEG ratificaron la versión del ataque y el saldo de un herido, pero no dieron a conocer el lugar al que trasladaron a su lesionado.

Sobre la carretera federal México-Acapulco, los uniformados encontraron un camión torton atravesado, el cual de acuerdo con los autodefensas fue utilizado por sus agresores para parapetarse.

“A pesar de las evidencias, aún resulta insuficiente para acreditar que realmente haya ocurrido algún enfrentamiento”, señala el portavoz del GCG.

Por esa razón consideró necesario que los representantes de la UPOEG recurran al MP, para que aporten información más precisa que ayude a clarificar lo que ha sucedido en los últimos enfrentamientos.

Pero además, exhortó a la Unión de Pueblos a manejarse dentro del marco legal y no salirse del objetivo con el que sustentaron su surgimiento, dar seguridad a las comunidades en las que tienen presencia.

Deja tu opinión