Zona Centro, Norte y Tierra Caliente dependen de la terminal de Iguala, donde el combustible escasea

El empresario gasolinero, Javier Ibáñez Reyes confirmó que de manera injustificada, Petróleos Mexicanos (PEMEX) ha restringido el suministro de combustibles en parte importante de las regiones Centro, Norte y Tierra Caliente de Guerrero, lo que significa escasez.

Ibáñez Reyes refiere que lo que actualmente se vive en la entidad, es consecuencia de la existencia de un solo proveedor en el país, pues se genera una relación monopólica, en la que el más afectado es el consumidor final.

“Por alguna razón que nadie nos ha dado no hay el abasto suficiente, por poner un ejemplo; de dos equipos, dos pipas o de dos combustibles que solicitamos nos surten un solo equipo o un solo producto, cuando en todas las gasolineras vendemos Magna y Premium, pero lo que pasa es que te surten Magna o te surten Premium, nada más uno al día”.

Explicó que los empresarios del área de manera recurrente buscan al superintendente de PEMEX en la terminal de Iguala y lo único que responde es que no ha llegado el combustible.

El problema que se enfrenta genera desabasto en Chilpancingo y parte importante de la región Centro, Iguala y con ella la Zona Norte, la Tierra Caliente de Guerrero pero además las ciudades de Cuautla y Cuernavaca, éstas últimas en el estado de Morelos.

Explicó que al existir otra terminal en Acapulco, lo más normal sería que los gasolineros tuvieran la oportunidad de abastecerse en el puerto, “pero por alguna burocracia absurda tampoco nos permiten cargar en Acapulco, no hay poder humano que pueda cambiar eso”.

Indicó: “Es lamentable, el Iguala nos dicen que no hay gasolina cuando en Acapulco sí hay”.

Comentó que el asunto ya se ha planteado en la Dirección General de PEMEX, el compromiso de la empresa es a no generar desabasto en Iguala, pero hasta el momento la situación prevalece.

Ibáñez Reyes sostuvo que el problema con la terminal de Iguala es que todo llega por carretera, lo que propicia la movilización permanente de pipas que abastecen dicha terminal.

Para Ibáñez Reyes la situación es irónica, pues mientras por un lado PEMEX pretende que los empresarios no cambien de marca, por otro no muestra una manera concreta de resolver el desabasto.

En algunos  casos se ha movilizado a las pipas de los empresarios locales hacia Cuernavaca o la Ciudad de México, lo que encarece severamente los precios, pero aún así lo han hecho. Ahora ni siquiera esa opción tienen.

El sábado 3 de enero, los gasolineros pudieron comprar dos pipas para cada establecimiento; una de Magna y otra de Premium, pero el lunes se comenzó a vencer por o mucho al 30 por ciento.

Ahora, PEMEX vende a los propietarios de expendios gasolina Magna, Premium o Diesel, solo uno de los tres.

Advirtió que si PEMEX mantiene la restricción, para el próximo lunes habrá tres o cuatro establecimientos sin combustible que vender.

Si el desabasto es generalizado, advirtió que se pueden inmovilizar las patrullas de las diferentes corporaciones policíacas y los cuerpos de emergencia, lo que al parecer no se ha ponderado en su justa dimensión.

Javier Ibáñez comentó que las pipas de los empresarios de Chilpancingo están formadas permanentemente en la terminal de Iguala, esperando a que la situación se resuelva.

“Estamos vendiendo lo poquito que nos queda, eso durará cuando mucho hasta el domingo y por esa razón queremos que el problema se resuelva”, anota.

Deja tu opinión